Álvaro Leyva Durán, el Canciller alias ‘Diego’ (tercera parte)

En esta tercera entrega de los correos entre el terrorista ‘Raúl Reyes’ y el designado canciller colombiano Álvaro Leyva Durán, se analizarán las publicaciones relacionadas con la imagen que de Leyva tenían los cabecillas de la guerrilla y la pugna que se enervó entre el futuro ministro y la traficante de secuestrados Piedad Córdoba, alias ‘Teodora Bolívar’.

Leyva, que manejaba los alias de ‘Profesor’ y Diego’ ante sus conmilitones de las Farc, fue candidato presidencial en el año 2006. Su mensaje de campaña se centró en la guerrilla, prometiendo “acabar con el conflicto” en cuestión de 6 meses. 

Su inviable aspiración era vista con ilusión en el seno de la guerrilla terrorista cuyos cabecillas seguían atentamente todos sus movimientos. El 6 de abril de 2006, pocos días antes de retirarse de la carrera presidencial -nunca superó el 1.5% de intención de voto-, Leyva participó en un debate. Al día siguiente, el hoy jefe máximo del narcotráfico en Colombia ‘Iván Márquez’ remitió un email a los miembros del ‘secretariado’ de las Farc: “En el debate de anoche vi a Leyva bien en cuanto a intercambio humanitario. Es el único que habla de suspensión de fumigaciones. La no extradición ya es promesa de casi todos los candidatos…”.

A pesar del afecto que las Farc sentían hacia él, en muchas oportunidades criticaron su vanidad, egoísmo y sed desmedida de protagonismo. El 25 de septiembre de 2007, ‘Raúl Reyes’ le envió un correo a ‘Teodora Bolívar’ en el que le expresó: “El amigo Leyva, es una persona comprometida en la lucha por los acuerdos siendo conservador de pies a cabeza, su problema es el exceso de celos y creer que nadie fuera de él puede hacer grandes cosas”.

El contenido del computador de ‘Reyes’ permite confirmar que entre Leyva y Piedad Córdoba existía una profunda enemistad. El motivo: Hugo Chávez. La nueva senadora y el futuro ministro de Relaciones Exteriores sostuvieron un pulso fuerte para definir cuál de los dos lograba “conquistar” el corazón del tirano venezolano. 

La Córdoba respondió el email de ‘Reyes’ en los siguientes términos: “…las cosas de Leyva, son tenaces, lo que tú dices es cierto, pero estropea cosas, y a mí me toca manejar las cosas con guante de seda porque no me gusta que le lleguen desinformaciones a Chávez, ahora hay mucha gente tratando de llegarle a EL, para dizque asesorarlo, contarle experiencias pasadas…”. 

En una comunicación sostenida con el periodista afecto a la guerrilla Jorge Enrique Botero, ‘Reyes’ le cuenta detalles de una visita de Leyva en la que el jefe terrorista le hizo un llamado de atención por los ataques que aquel le hacía a Piedad Córdoba: “De otra parte, ayer regresó de aquí para su cede (sic) el amigo JIM, me visitó acompañado de Leyva. Aproveche (sic) la ocasión para pedir a los dos contribuir con todas su fuerzas a fortalecer el papel facilitador de Chávez y Piedad, lo aceptaron sin reparos. Le dije a Leyva los rumores de sus comentarios altisonantes frente a la labor de los facilitadores, a lo cual respondió que de ninguna manera él procede así y que desea conversar con ustedes en un ambiente de mayor tranquilidad”. 

Respecto de los secuestrados, Leyva jugó un papel importante y, como se puede leer en los documentos incautados a ‘Reyes’, al igual que Piedad Córdoba, le dio un manejo politiquero e inhumano a las liberaciones. En un email del 14 de diciembre de 2007 el futuro jefe de la política exterior colombiana se refirió a la decisión adoptada por el entonces presidente Uribe de suspender la facilitación de Hugo Chávez y Córdoba para el logro de la liberación de secuestrados. En su correo, Leyva le manifestó a ‘Raúl Reyes’ que: “sin duda la cara demacrada de IB [Íngrid Betancourt] que dio la vuelta al mundo alarmó, su carta tocó fibras y el hecho de que la comunidad internacional viera con vida a la colombo-francesa y a los tres americanos puso de pie a Sarkozy y a quienes en Washington se interesan por el tema”.

Llama poderosamente la atención la manera utilizada por Leyva para referirse a la excandidata presidencial Betancourt, llamándola “la colombiana-francesa”. 

Durante más de 40 años Leyva Durán ha mantenido estrechos vínculos con el terrorismo. La justicia lo ha investigado, pero nunca ha procedido en su contra. Además del proceso penal que tuvo que enfrentar por sus relaciones comerciales con un testaferro del ‘Cartel de Cali’, hecho que aparentemente desembocó en la decisión del gobierno de los Estados Unidos de cancelarle la visa que le permite el ingreso a ese país, con ocasión de la incautación del computador de ‘Raúl Reyes’ fue llamado a indagatoria por el delito de rebelión. Esa investigación no prosperó porque la corte suprema decidió negar la validez judicial a los computadores con el argumento de que no se había respetado la cadena de custodia.

Es importante que lea las otras entregas de este especial:

Primera entrega

Segunda entrega

A Leyva sí le quitaron la visa a EE.UU.  

@IrreverentesCol

Publicado: junio 30 de 2022

3 comentarios en «Álvaro Leyva Durán, el Canciller alias ‘Diego’ (tercera parte)»

Los comentarios están cerrados.