Las guerrillas de las Farc y el ELN se convirtieron esencialmente en poderosos carteles del narcotráfico hecho que llevó a que dichas estructuras libraran una guerra brutal por el control de cultivos, laboratorios y rutas. 

El supuesto “sueño” revolucionario fue aplastado por los duros combates que libraron en múltiples zonas del país. Álvaro Leyva Durán, próximo canciller de la República, fue delegado por las Farc para buscar un cese de las acciones armadas con el ELN, tal y como quedó establecido en los correos de ‘Raúl Reyes’.

Es importante que lea la Primera Entrega de este especial.

En un email del 24 de septiembre de 2006, ‘Reyes’ les informa a sus compinches del ‘Secretariado’ que “Antonio García [cabecilla del ELN], por medio de los curas le pidió a Leyva ir a Venezuela para conversar personalmente. Leyva fue. Antonio le solicitó comunicarle al secretariado que ellos están muy preocupados por los incidentes de Arauca y con toda la disposición de superar las fallas cometidas con el propósito de recomponer sus relaciones con las Farc… Según Leyva, encontró a Antonio muy respetuoso de las Farc y ante todo con mucho interés en efectuar el encuentro por orden del COCE”.

No es fácil explicar qué hacía Leyva jugando al intermediario en una guerra entre ilegales que estaban matándose por el control del tráfico de estupefacientes. Aquel asunto seguramente llamó la atención de las autoridades antinarcóticos de los Estados Unidos las cuales seguramente desempolvarán sus viejas carpetas ahora que Leyva será el jefe de las relaciones internacionales de Colombia. 

4 meses después de ese email, Leyva le escribió a Reyes. En esa comunicación, se delatan muchas situaciones delicadas, como el manejo político que sugería darle a la liberación de uno de los ciudadanos norteamericanos secuestrados, en actitud parecida a la que observó la cuestionada Piedad Córdoba.

“Apreciado Darío [alias que usaba ‘Reyes’]: Un fraternal saludo que te ruego extender al resto de camaradas del secretariado. [Leyva, para desviar la atención ante una posible interceptación de sus comunicaciones escribía en tercera persona] La semana pasada me reuní con el profesor [es el mismo Leyva]. Me dijo que te iba a escribir pues tiene alguna de sus tantas iniciativas en la cabeza. Esta vez está convencido que si las Farc dejan en libertad a un gringo este podría declarar a favor de Trinidad en el juicio [en referencia la juicio contra ‘Simón Trinidad’, extraditado a los Estados Unidos a finales de 2004 y sentenciado a 60 años de prisión]… Hoy hablé con monseñor y con el padre Darío [posiblemente se esté refiriendo al sacerdote Darío Echeverry]. Están muy interesados. Se han estado moviendo por Arauca en la idea de ‘ayudar’ al entendimiento de Farc y ELN…”.

Paralelamente a su intervención con el ELN, Leyva desplegó su “conocimiento” diplomático para favorecer los intereses de las Farc, en concreto la exigencia por parte de esa banda del despeje de los municipios de Pradera y Florida en el Valle del Cauca donde pretendían adelantar las negociaciones del llamado acuerdo humanitario. Una vez más ‘Reyes’ le escribió a Leyva -el 28 de agosto de 2007- con el fin de impartir instrucciones sobre el particular: “Apreciado Diego: es bueno que tú le ratifiques una vez más a Leyva que el despeje de Florida y Pradera es imprescindible e irrenunciable…”. En esa misma comunicación le plantea la posibilidad de que se logre un encuentro con el Sumo Pontífice: “…En este propósito si nos recibe el Santo Papa o cualquiera de los líderes más importantes del mundo, estamos dispuestos a visitarlos con el propósito de explicar las razones de nuestras exigencias e invitarlos a contribuir en la presión sobre Uribe para que despeje…”.

El 15 de octubre de 2007, Leyva le da parte a ‘Reyes’ de sus gestiones diplomáticas a favor de los intereses guerrilleros: “…Lo cierto es que hay molestia en los gobierno (sic) más allá del de Caracas, pues entienden que es Uribe quien entraba el trabajo de Chávez. Me dice el profesor [es el mismo Leyva] que en dos celebraciones de fiestas nacionales, más precisamente la de la China y la de Alemania, Leyva conversó con embajadores que se le acercaron a manifestar su molestia. Igualmente sabemos que en encargado del tema de intercambio en el Ministerio de Asuntos Exteriores de España, no quiere saber nada del comisionado de paz…La semana pasada el embajador de asuntos especiales de Suiza señor Didier Pfirter buscó a Leyva para presentarle la persona que en adelante se ocupará en la Cancillería suiza de todo este asunto… Parfait (sic), una vez pasó por donde Chávez vino a Colombia e invitó a Leyva a la casa del embajador en Bogotá para analizar lo que sucede”.

Leyva: embajador de las Farc

Con el propósito de hacerle contrapeso a las decisiones del gobierno del presidente Uribe, ‘Reyes’ mandó a Leyva de gira por Europa para que promoviera el ‘acuerdo humanitario’. En un correo del 20 de enero de 2008, un par de meses antes de ser dado de baja, el cabecilla de las Farc instruyó al nuevo ministro de Relaciones Exteriores en los siguientes términos: “Le deseo al profesor buenos resultados en su gira por Europa en función de apuntalar la importancia de la firma del acuerdo el cual inexorablemente requiere del despeje. Sin esta garantía nadie se puede llamar a engaños en cuando (sic) a la posibilidad de concretar entrevistas de voceros de las Farc con los del gobierno en Colombia ni el exterior. Sin esta garantía reiterada de las Farc, lo único que alumbra es la gestión humanitaria de Hugo Chávez”.

Leyva hizo la gira y de regreso a Colombia dio parte de sus gestiones, en email remitido el 2 de febrero de 2008: “Te cuento que a Leyva le fue muy bien en el Palacio del Eliseo…Tres jornadas de trabajo con toda la claridad del caso. Seis horas y media en total. La última vez con Levitte, al lado de la propia oficina del máximo…”. Leyva se refiere a Jean-David Levitte, un diplomático francés que luego de fungir como embajador de su país en los Estados Unidos pasó a ser asesor para asuntos internacionales del presidente Nicolás Sarkozy. 

En el mismo email, Leyva informó, refiriéndose a los secuestrados como “un paquete”: “Si bien es cierto que no se necesita demasiada imaginación para saber que el paquete es paquete, como tú lo mencionaste en la última nota a Leyva, Francia estima que al no enfrascarse en una controversia abierta con Chávez en la pelea con Uribe, Chávez, en contraprestación, podría lograr la liberación de la señora [en referencia a Íngrid Betancourt]”.

En otro aparte del correo se lee: “Leyva le insistió a Levitte que para el intercambio humanitario no había alternativa distinta a Florida y Pradera en un 100%… Lo que ocurre es que como nunca se dice que Íngrid Betancourt hace parte del paquete a intercambiar, se reservan su derecho de buscar la llegada vía Chávez”. 

En la tercera entrega de este especial, se publicarán y analizarán los correos que dan cuenta de los celos y las pugnas entre Leyva y la traficante de secuestrados Piedad Córdoba. Igualmente, la imagen que algunos miembros de la guerrilla tenían de Leyva.

@IrreverentesCol

Publicado: junio 29 de 2022