Vender vajillas para comer

Se sigue repitiendo año tras año lo mismo, los gobiernos son incapaces de sacar adelante una reforma tributaria estructural en el Congreso y a cambio de eso se hacen reformitas anuales para cubrir los faltantes, y si no alcanza, se vende una parte de un activo o el  activo completo de la nación.

Aunque siempre trate de venderse de otra manera, que las ventas son para incentivar el mercado de capitales, o para generar ahorro de los colombianos, o porque estratégicamente es importante vender o comprar, en la mayoría de las operaciones ha primado la necesidad de recursos del gobierno de turno.

Antes de la pandemia entrabamos al 2020 con un hueco fiscal grande, la última reforma tributaria no fue suficiente, si le adicionamos a ese hueco fiscal los gastos adicionales que toco incurrir por cuenta del coronavirus ya no es hueco, es un cráter.

También es cierto que los gobiernos cada vez son más ingeniosos para realizar estas operaciones, con la propuesta de operación de compra de Ecopetrol de ISA la sacaron del estadio por lo siguiente:

  1. El gobierno recibe los recursos por la venta de ISA pero no pierde el control de la compañía, ni entrega a un extranjero el manejo de un sector estratégico.
  2. La deuda la contrae Ecopetrol y no el estado, de manera que no se aumenta el endeudamiento como porcentaje del PIB, esto es bueno para mantener calificación.
  3. La emisión de acciones de debe hacer Ecopetrol tiene destinación específica por lo tanto no generará muchas reacciones adversas.
  4. Se consiguen alrededor de 14 billones de pesos para cubrir parte del hueco fiscal.

Pero no todo es color de rosa en esta operación, también tiene unos nubarrones que a mi manera de ver cambian mucho el panorama, estos son:

  1. Aunque es cierto que Ecopetrol debe empezar a buscar diversificarse en producir otras formas de energía, ISA no es una generadora si no una transportadora con lo cual no cuadra dentro de este objetivo.
  2. Hoy en día Ecopetrol transa en los mercados como una empresa petrolera, cuando tenga a ISA en su portafolio lo tendrá que hacer distinto, lo mismo pasará con la volatilidad propia de estas compañías y los múltiplos.
  3. Seguramente Ecopetrol tendrá que utilizar recursos para la compra que iban a ser usados en exploración, esto tiene un riesgo grande en el tema de reservas futuras de la nación.
  4. Por último, los recursos producto de la venta de ISA no alcanzan ni para cubrir el hueco de un año, eso es el más claro ejemplo de vender la vajilla para pagar el mercado del mes anterior.

Si el gobierno planea hacer una reforma tributaria este año debe hacerlo ya, lo que no alcance a pasar en el primer semestre es difícil que lo haga en el segundo donde la campaña electoral de los congresistas y de presidente estará al rojo vivo, el ritmo del Congreso baja y si se adiciona que los congresistas por temas de pandemia tendrán virtualidad y estarán en las regiones complica mucho la ecuación.

Esperemos que la vacunación sea todo un éxito para el bien del país porque será la gasolina de la reactivación económica real.

@SANTAMARIAURIBE

Publicado: febrero 8 de 2021

Un comentario en «Vender vajillas para comer»

Los comentarios están cerrados.