Ángel Alirio Moreno: Martha Lucía Ramírez: una candidatura coherente y pertinente

“El mandato de los 13 millones de colombianos por la paz, requiere los ajustes al acuerdo para que lo hagan compatible con la Constitución y le den legitimidad y sostenibilidad permanentes”. Eso dijo Marta Lucía Ramírez en octubre del año pasado, posteriormente al resultado del innecesario plebiscito convocado por el presidente Juan Manuel Santos y que terminó polarizando al país entre los partidarios del SÍ y los del NO.

Entre los dirigentes nacionales que le apostaron al NO, Marta Lucía Ramírez ha sido la persona más cercana al precepto constitucional del artículo 22 superior, que define” la paz como derecho y deber de obligatorio cumplimiento” y en ese sentido de manera coherente y pertinente, le ha hablado al país, con el conocimiento que le brinda haber tenido la información, para muchos de nosotros reservada, que durante años se ha manejado en el Ministerio de Defensa. La exministra de defensa, sabe de costos y rigores de la guerra; conoce desde adentro y desde afuera la realidad de la confrontación armada y entiende que el pueblo colombiano está hastiado de la misma, pero que el costo de alcanzar la paz, no es la claudicación de los rebeldes ni menos la del Estado.

Por eso creo que la exministra Marta Lucía Ramírez es necesaria en los próximos años de la administración del Estado. Es mujer y como tal resulta incluyente, no polariza, convoca y se manifiesta como una colombiana más que quiere la paz bien negociada para que no queden los vicios que invalidan el consentimiento ciudadano. Así como tomó partido en las elecciones del plebiscito apoyando y convocando el NO, inmediatamente se pronunció sobre la necesidad de atender y obedecer el mandato de los 13 millones de colombianos que fueron a las urnas, proponiendo esquemas de reorientación para alcanzar la “paz estable y duradera” de la que habla la geopolítica mundial.

Ante la crisis de los partidos políticos de tradición republicana, no es gratuito que los colombianos estén excepcionalmente y sin reparo, firmándole las planillas de apoyo ciudadano a Marta Lucía Ramírez, pues la ven como una alternativa de sosiego nacional, que despolariza y puede concertar, con la capacidad de no renunciar a principios y derechos del Estado Social de Derecho establecidos en la Constitución Política de Colombia. En Santander por ejemplo, su propuesta está llegando a las bases conservadoras y tocando fibras de la juventud azul, llegando a convertirse éste movimiento ciudadano en el pilar de la campaña del grupo significativo de ciudadanos, que legítima su candidatura a la Presidencia de la República.

Las bases conservadoras, especialmente los jóvenes, se desmarcan de tradicionalismos y desde la candidatura y campaña de Marta Lucía Ramírez, están convocando a una

sociedad que quiere participar de la política, pero que no había encontrado una alternativa nacional que los saque del caciquismo y el manejo dado hasta ahora a sus huestes desde una dinastía que sin sonrojo, ajusta las cuentas electorales azules, solamente para beneficiar una causa familiar.

@AlirioMoreno

Publicado: noviembre 14 de 2107

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *