La afirmación anterior, se le atribuye al exprocurador y actual embajador en la OEA, doctor Alejandro Ordoñez Maldonado, al momento de producirse el espeluznante y aberrante caso de la violación y posterior asesinato de tres niños en Arauca en el 2010: “El país está enfermo, la violación y el asesinato de la niña en Arauca y de sus dos hermanos es una prueba de la grave crisis que hay en nuestra sociedad. Una ausencia absoluta de principios y de valores” Dijo, el entonces exprocurador Ordoñez.

Va de la mano, con lo que planteó el filósofo francés Olivier Clément en su libro Questions sour l´homme: Preguntas sobre el hombre; donde Clement comenta que: La humanidad en que nos encontramos y observamos se parece a una humanidad rota, cassé.

Rota; porque cada uno de nosotros está buscando el YO, mois, para producir un teatro de seres humanos, donde el YO, mois, es quien domina su esencia.

Para comentar que al ver las noticias en las cuales nos encontramos inmersos diariamente donde se ve, claramente, lo enfermo que se encuentra nuestra sociedad en pleno siglo XXI.

En una sociedad como la oriental y ni hablar de un país como China o Japón; lo que si existen son principios y valores quienes están por encima de la razón que domina a la sociedad occidental de hoy y que la tienen postrada en la crisis de identidad en que se encuentra.

En nuestro país, que de ahora en adelante se llamará Locombia,  que ya no es del Sagrado Corazón, la doble moral se percibe, por ejemplo, donde unos están empeñados a llevarnos por el abismo del Socialismo bolivariano del siglo XXI, sin ningún pudor.

Ni hablar del senador Bolívar con su costal de doble moral de decente.

Otros, se encuentran en las mieles del régimen porque lo importante no es el gobierno de turno, sino el régimen que llamaba Álvaro Gómez Hurtado.

Sumados a quienes asumen posiciones débiles y blandengues para jugar con lo políticamente correcto que tanto daño le hizo al gobierno de Iván Duque como el hoy candidato presidencial Oscar Iván Zuluaga del Centro Democrático quien sostiene en la W Radio que los acuerdos de paz con las FARC hay que mantenerlos.

Es lo que Abascal y yo llamaríamos la derechita cobarde.

Más doble moral que valga para dónde, con Falcao García quien pone la bandera de su país al revés, pero después quiere estar en la selección.

La JEP no se queda atrás: Un personaje fue pillado infraganti manipulando una verdad de un asesinato como el de Álvaro Gómez Hurtado y no se pronuncia al respecto.

El senador Robledo pretende acusar a los representantes de la Cámara que precluyeron la investigación en contra del ex fiscal Néstor Humberto Martínez por el caso de Odebrecht pero no hace lo mismo contra los que hicieron lo mismo con Juan Manuel Santos y Ernesto Samper.

Y, en ese gobierno corrupto y amoral de JMS sí que hubo megavándalos, como dice Martín de Francisco en Peláez y De Francisco de la W Radio.

Una sociedad enferma por donde se le mire.

Mientras en la China, a un canadiense se le condena a muerte por tráfico de drogas y estupefacientes que dañan y pervierten la moral de nuestra sociedad, en Bogotá, por cuenta de la doble moral de doña Claudia López y su foulard donde asesinan a mansalva a un policía.

Se debate con ferocidad la condena a lo que hoy llaman influencer o you tuber, quien destruye con un martillo una estación de Transmilenio, mientras se filmaba en un celular.

Tan banal y frívola se ha vuelto la sociedad del siglo XXI.

Pero, adoramos a los angelitos de la primera línea.

De paso, una pregunta para Martín: La COVID, o el COVID. O, son ganas de J…., con J.

Por donde se le mire, la sociedad está enferma. Malade.

Hemos creado un ser humano sin Dios, ni ley, ni principios, ni valores, termina planteando Clement.

Puntilla: Con Trump, medio oriente estaba estable, China perdía su guerra comercial y en Latam el Foro de Sao Pablo estaba contenido. En 8 meses de Biden, medio oriente está desorientado, China recupera su terreno y el Foro de Sao Pablo renace.

Pero, la culpa será de Álvaro Uribe.

Rafael Gómez Martínez

Publicado: agosto 17 de 2021