Hoy el mundo clama por el cambio y Colombia no es la excepción. El asunto es que algunos pensamos que ese cambio exige la construcción de estructuras sociales, espirituales que nos conduzcan a mejorar la calidad de vida de los colombianos, a la consecución de justicia, equidad, prosperidad y como consecuencia de esto la paz. También somos conscientes que es indispensable estimular el desarrollo de la industria, la producción agrícola, la inversión extranjera, hay que educar en valores, proteger la vida, dignificar la justicia y tal vez lo más importante es propender para que el motor que jalona ese cambio sea el amor a la patria.

Claro que queremos un cambio profundo y responsable, para eso debemos asumir el desafío histórico de defender los valores superiores de la Republica.

Los colombianos no concebimos el retroceso y menos cuando se treta de defender la democracia, de defender las libertades. Para ello hay que generar riqueza; no expropiar, impartir justicia; no impunidad; dignificar la fuerza publica y las instituciones, no incendiarlas…hay que hacer gala del la coherencia y la concordia no de las arbitrariedades ni mucho menos de la política de odio.

Colombia esta triste, asustada, llena de incertidumbre. Muchos incluso están pensando en sacar sus capitales del país. La verdad no creo q ese sea el camino. Tenemos que fortalecer la moral publica, hay que defender nuestra casa, las virtudes, el honor de la nación. Hay que trabajar, trabajar y trabajar por esta tierra que tanto queremos. Y aquí quiero recordar a Adam Smith, padre de la economía, decía que el beneficio individual, nos lleva al bienestar colectivo…. cada uno de nosotros tiene en sus manos buena parte del futuro de Colombia, solo trabajando con coraje y solidaridad somos capaces de convertir esta oscuridad en luz

Los colombianos somos vencedores de desafíos. No nos podemos permitir la indiferencia, no queremos volver al pasado donde en nuestros campos corrían ríos de sangre, ni mucho menos vivir lo que han sufrido nuestros hermanos venezolanos, que, siendo el país mas rico de América latina, hoy se encuentra entre los 7 países que mas padecen el hambre extrema. Necesitamos unirnos para blindar la democracia. Si al cambio, pero para mejorar, construir, crecer…no para morir.

Dios bendiga a Colombia.

@MargaritaRepo

Publicado: agosto 8 de 2022