El candidato Gustavo Petro ha venido generando controversia en las redes sociales con su propuesta de lograr que Colombia deje de explotar carbón y petróleo en el futuro cercano, y que logre volverse un país que no dependa de los combustibles. O por lo menos eso es lo que he podido entender de su propuesta. Se podría inferir también que el exalcalde Petro piensa que ni la minería ni el petróleo le han dejado cosas positivas a Colombia.

La pregunta relevante, sin embargo, es que tan viable es la propuesta de Petro. Le pregunté esto directamente al candidato a través de Twitter, pero no hubo respuesta. Igual me parece muy importante presentar un par de números que son relevantes para poder hacer un juicio de valor sólido sobre la propuesta del candidato.

  1. Es importante entender que la minería y el petróleo generan el 7% del PIB anual de Colombia, algo así como COP $65 billones del 2007. La minería y el petróleo explican la misma proporción del PIB que la construcción y el transporte.
  2. En promedio, entre el 2010 y el 2017 el gobierno de Colombia recibió COP $9 billones (1% del PIB) en regalías de la minería y el petróleo. Esos recursos financiaron el 33% de toda la obra pública que se ejecutó en las regiones de Colombia. Es importante resaltar también que hay regiones de Colombia que dependen inmensamente de las regalías. Por ejemplo, el 68.1% del ingreso tributario del Meta es función de las regalías.
  3. Gracias a las regalías de la minería y el petróleo, según las cifras oficiales del Departamento Nacional de Planeación, entre el 2012 y el 2016 Colombia pudo (1) pavimentar 50,000 kilómetros de carreteras, (2) financiar la maestría de 3,263 profesionales, (3) construir y renovar 748 colegios, (4) renovar o construir 271 hospitales, (5) construir 95,000 nuevas viviendas, (6) construir 1,702 instalaciones deportivas, y (7) proveerle agua potable a 10 millones de colombianos que antes no tenían acceso a esta.
  4. Siempre me he preguntado por qué razón para el “progresismo” las comparaciones relativas no calan. Me explico: Un ciudadano del común en EEUU consume 23.1 barriles de petróleo cada año. Su contraparte en Colombia consume 2.5 barriles de petróleo por año. Mejor dicho, el colombiano común y silvestre consume solo el 10% del petróleo que consume su contraparte en EEUU. Atado a esto, Colombia emite solo el 0.37% de todos los gases que generan el efecto invernadero en el mundo.
  5. Según el CIA Factbook, una de las mejores fuentes de información económica y social del mundo, el 69% de la energía eléctrica que se produce en Colombia viene de fuentes renovables (hidroeléctricas). Solo el 31% viene de productos fósiles. Y cada año el país avanza más hacia la generación incremental de electricidad vía tecnologías renovables.

La literatura económica es muy clara en demostrar que hay una relación unitaria entre la utilización de energía y el ingreso per cápita en los países (siga este link para ver la relación). Soy un convencido de que solo tenemos un mundo, y, por lo tanto, hay que cuidarlo. Pero la única forma de acabar con la pobreza es subiendo la utilización de la energía en un país. ¿No les parece injusto condenar a Colombia a ser un país pobre para siempre, cuando Colombia es un jugador marginal en el proceso del calentamiento global? ¿No es más lógico exigir que el mundo desarrollado disminuya su consumo de energía antes de que Colombia lo haga?

@AlbertoBernalLe

Publicado: enero 17 de 2018