Alberto Bernal: Sistema de reparto, un sistema sin futuro

El exministro Santiago Montenegro es uno de esos colombianos valerosos que se atreven a contarle a la gente esas cosas que las personas simplemente no quieren oír. Admiro mucho su valentía al “desempolvar” temas tabúes como el de las pensiones en Colombia, y comparto su inmensa preocupación para con el futuro del sistema pensional. Valga decir que Colombia no es el único país del mundo que está afrontando titánicos problemas pensionales. Yo diría que casi todos los países del mundo están en las mismas, quizás con la marcada excepción de Noruega y Singapur.

Santiago le decía hace unos días a la Revista Dinero que el gobierno central iba a gastar durante el 2017 unos COP $38 billones de pesos subsidiando el desbalance de caja que existe en el régimen pensional de prima media, ese sistema que coexiste en Colombia con el régimen de ahorro individual. Según el Marco Fiscal del 2016, el subsidio obligado del gobierno central a Colpensiones para financiar el sistema de reparto subió del 2.9% del PIB en el 2015 al 4% del PIB en el 2016. Valga decir que financiar las pensiones de menos de un millón de mayores en Colombia le costó al país la bobadita de COP $49.8 billones en el 2016, la bestialidad del 6% del PIB.

La verdad es que es difícil explicar el por qué detrás de que haya tanta controversia con el tema de las pensiones. Creo que hay pocas discusiones socio-económicas que generen más malestar dentro de la gente que la discusión pensional. Cada vez que me atrevo a decir que es una prioridad de país subir la edad de retiro para acceder a una pensión, siento los ojos de odio de muchos interlocutores. Ni me imagino lo que dirán a mis espaldas estas personas una vez abandono el recinto…y repito, la situación es muy similar en todas partes del mundo.

Por ejemplo, hace unos meses estaba dando una charla en Sao Paulo en la que argumentaba que aprobar una reforma a las pensiones era prioridad número uno para la administración Temer, porque en ese país, a propósito uno de los más jóvenes del mundo, financiar las pensiones cuesta, óigame esto, un 13% del PIB! Mejor dicho, si la situación pensional de Colombia es grave, la de Brasil es simple y llanamente desesperada.

Pero vuelvo al punto principal: no entiendo el por qué de que haya tanta controversia para con la idea de que toca de subir la edad de retiro en todos los países, y con la idea de que toca marchitar el sistema de prima media y mover a toda la sociedad al sistema de ahorro individual. Primer punto: los humanos estamos viviendo más tiempo, y si los humanos hoy vivimos, digamos, hasta los 90 años, el estado tendrá que subsidiar a cada ciudadano por más de 25 años. No hay sistema que aguante eso. Punto.

Segundo, los humanos estamos teniendo menos hijos. Yo tengo dos hijos, mis padres tuvieron tres, mi abuelo materno tuvo ocho hijos. Antes había muchos jóvenes subsidiando el gasto de los mayores. Hoy es al revés. Hay muchos viejos, y pocos jóvenes. Punto.

Reformar las pensiones NO es cuestión de neoliberales ni de economistas desalmados. Es cuestión de la aritmética más sencilla posible que se enseña en los colegios. Es obvio que a todos nos gustaría retirarnos a los 60 años para poder pasear por el mundo y disfrutar de los nietos sin tener preocupación económica alguna. Pero ese mundo es una utopía. Ni yo voy a tener más hijos, ni mis hijos van a tener más hijos que los que yo tuve. Por lo tanto, no hay de otra que ahorrar cada uno para la vejez propia en una cuenta de ahorro individual. Punto.

@AlbertoBernalLe

Publicado: febrero 27 de 2017

Un comentario sobre “Alberto Bernal: Sistema de reparto, un sistema sin futuro

  • el Febrero 27, 2017 a las 15:12
    Permalink

    Quizás el problema es que el dinero que entra al estado pierde valor. Sino expliquemé por qué alguien que le paga al estado no puede tener una jubilación pero si ahorra por su cuenta, pagándole a un privado, si podrá jubilarse.

    ¿Y quién será responsable de pagar las jubilaciones de personas que no pueden trabajar?

    El trabajador va a poner la misma plata en otras manos. ¿Qué aritmética puede dar un resultado distinto? A menos, claro, que el privado exija más dinero del que exije el estado.

    ¿Y qué clase de aritmética usa usted si la población mundial es de 7.000 millones y sigue creciendo cuando estuvo estancada en 500 millones por siglos? ¿O usted cree que la población mundial está disminuyendo?

    Habla de usted y por usted. Y por eso toma una solución que solo le sirve a usted.

    Ni siquiera contempla que la población no activa consume y de esa manera contribuye a la economía.

    Es un tema complejo, pero una visión simplista evaluando el % del PBI no es serio. Es la visión de un gerente que despide empleados para bajar gasto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *