“Panem et circenses” fue la máxima que aplicaron los emperadores para preservar el imperio romano. Algo parecido pasa en Colombia. El ultimo circo que estamos presenciando es el que montó el Senador Jonathan Ferney Pulido Hernández, más conocido por su alias de “Jota Pe”.

 Este Senador del partido Verde fue una de las sorpresas en la pasada elección congresional por su descomunal votación (cerca de 180 mil votos) que cultivó gracias a sus redes sociales, desde donde ejercía veeduría con voz de pastor de garaje, exacerbando odio e indignación, primero entre los uribistas, posteriormente entre petristas, porque al igual que varios batracios de nuestra política, Jota Pe también cambia de ropaje de un día para otro por cálculo electoral, por intereses, por necesidad; una temporada uribista, después rodolfista. La última, petrista.  

Jota Pe se estrenó el en Senado promoviendo un proyecto de ley que busca bajarle el salario a los congresistas: con exactitud, pide que sus compañeros dejen de recibir una prima decretada por el presidente Santos y que ronda los $11 millones de pesos. Entiendo claramente que eso de decirle al pueblo que los congresistas ganan más de $35 millones al mes es el bazuco que reparten los necios como Jota Pe en sus redes sociales para ganar likes, adeptos, fanáticos, gente que nunca mastica, traga y traga. 

Jota Pe olvidó contarles a sus seguidores que desde que se posesionó como Senador tiene a su disposición dos camionetas blindadas que le cuestan al presupuesto de la Unidad Nacional de Protección UNP $28 millones de pesos mensuales por su alquiler, 336 millones al año, 1.344 millones de pesos en el cuatrienio.

Si Jota Pe se baja de las camionetas junto a todos los congresistas, 296 en total entre senadores y representantes a la cámara, se liberarían $397.824 mil millones de pesos que se podrían destinar para inversión social. También olvidan el Senador y la turba, porque no lo saben, que la UNP le cuesta al país $1.3 billones de pesos al año, cerca de $5 billones en el cuatrienio. Si todos se bajaran de las camionetas tendríamos $5 billones de pesos para el campo. 

Como ciudadano, le pido al Senador Jota Pe que se quede con la prima de $11 millones de pesos mensuales, que le servirían para que pague su propia camioneta, el combustible, los peajes, para que le pague al conductor, que también lo paga la UNP, pero que devuelva las camionetas que cuestan $28 millones de pesos. Que se quede con la prima, pero que devuelvan las camionetas. 

Jota Pe pretende entregar las monedas para quedarse con los billetes, los billetes que en verdad desangran nuestro reducido presupuesto general de la nacional.  

@LaureanoTirado

Publicado: agosto 16 de 2022