Hasta ahora en ningún país de Latinoamérica han funcionado los gobiernos de izquierda, en todos los casos las economías quedan devastadas, el aumento del gasto es totalmente irreal frente a los ingresos que generan, adicionalmente la expropiación de empresas hace que a futuro se recauden menos y menos impuestos, se acabe el aparato productivo y la industria.

De acuerdo con las encuestas de opinión existe la probabilidad que en Colombia gane un gobierno de izquierda en el 2022, hay dos candidatos muy diferentes, uno virulento, extremista como Gustavo Petro, que ya nos mostró todas sus incapacidades cuando administró Bogotá, y el otro, Sergio Fajardo, que es de esa izquierda tibia, que pueden terminar siendo mas peligroso, ya que nadie sabe en realidad por quien y con quién vota.

La izquierda colombiana ha tratado por todos lados de venderse como centro y ayudados por muchos líderes de opinión lo están logrando, quieren armar una coalición para derrotar a Uribe que mas se parece a un salpicón de playa, caben personajes radicales como Jorge Robledo, Moir, izquierda pura, pro intervención, anti empresas, hasta personajes sin ideología que simplemente están ahí por moda u odio al gobierno de turno.

Considero muy importante que antes de las elecciones del 2022 los colombianos tuvieran una buena dosis de realidad, vivieran en carne propia las desgracias y miserias en las que están sumidos los habitantes de Cuba, Nicaragua, Venezuela y ahora Argentina, una cosa es la teoría de la izquierda y otra su realidad.

Si se pudiera llevarlos a vivir a Cuba, hacerles un reality, que convivieran con ciudadanos de a pie, que supieran que solo comen carne o pollo una vez al mes, que para conseguir el huevo de la semana deben hacer filas de hasta dos horas, que dicen tener la mejor educación pero no pueden leer si no lo que el Estado quiera, que el salario es parejo para casi la mayoría pero es 15 dólares al mes, o que la manera se subsistir sea convertir a las mujeres de su familia en jineteras, juguetes sexuales de los turistas para obtener algunos dólares más. Yo personalmente no creo que ningún colombiano quiera eso.

En estos países dada la situación económica existe un mercado negro muy grande, en este se negocia de todo, esto hace que los índices de corrupción sean escandalosos, los países de izquierda están en el top de los rankings de corrupción mundial.

Adicionalmente la democracia termina acabándose, ellos saben muy bien utilizarla para mantenerse en el poder, hacen ver que hay elecciones, pero siempre ganan, así la población trate diariamente a costa de su vida de huir a escondidas del país, porque también estos regímenes acaban con muchas libertades individuales para poder sobrevivir, temas como el Internet y la libre locomoción dentro del país son restringidos, por algo tenemos en Colombia alrededor de dos millones de venezolanos que han huido del régimen, ellos nos podrían contar como se vive en un gobierno de izquierda.

Un poco de dosis de realidad es la administración de Claudia Lopez en Bogotá, coarta libertades, limita el uso del carro particular con ciclo rutas absurdas, piensa que el Estado es el que reactiva la economía y no la empresa privada que es el verdadero motor de esta, aumenta impuestos sectoriales golpeando sectores productivos etc.

Esperemos que se destapen las cartas como debe ser, cada uno de los candidatos muestre su verdadera cara y el país sepa elegir, ojo con el 2022.

@SANTAMARIAURIBE

Publicado: diciembre 21 de 2020