Nuevo salón de fiestas

El pasado fin de semana se llevó a cabo el matrimonio de la hija de Santos, María Antonia con Julián Pinzón, un simpático muchacho que dedica su vida a jugar golf. Empresarios, políticos, dirigentes de todo tipo y, claro, periodistas, fueron convocados a la ceremonia que tuvo lugar en la Hacienda “Hatogrande” que es, junto a la residencia privada de la Casa de Nariño y la Casa de Huéspedes Ilustres, uno de los sitios que el Estado tiene para que sea utilizado por el Presidente de la República durante el ejercicio de sus funciones.

Desde 1959, la nación le compró al municipio de Sopó la “Hacienda Hatogrande”, la cual perteneció al famoso hacendado Pepe Sierra y a su hija Mercedes. Una vez la finca pasó a manos del Estado, se estableció que ésta serviría como sede alterna de los presidentes, por su cercanía a la capital de Colombia. De hecho, cuando Carlos Lemos Simmonds ejerció de manera breve la presidencia de la República -9 días-, lo hizo desde “Hatogrande”.

En efecto, aquella hacienda, como la casa de Nariño y la residencia de Cartagena están para que el presidente de turno las disfrute y ejerza el poder desde ellas, pero ninguna norma lo faculta para que utilice dichas propiedades, que son bienes públicos, para llevar a cabo fiestas particulares.

Recordando a Isnardo Ardila

En los años 80, cuando en Colombia los alcaldes aún eran nombrados por el presidente de la República, en Bogotá estuvo de alcalde el dirigente conservador Isnardo Ardila Díaz quien se vio obligado a renunciar por el escándalo que se desató con ocasión del matrimonio de una de sus hijas.

En efecto, el director de la filarmónica de Bogotá –que es un bien público- llevó a sus músicos para que acompañaran la ceremonia religiosa en la que la hija del alcalde de la capital contraía nupcias. Aquello, en su momento, despertó la indignación de muchos bogotanos que consideraron inadmisible que un bien público, que es pagado con dinero de los contribuyentes, fuera utilizado en una ceremonia privada. La pregunta que entonces muchos se hicieron fue: ¿Cualquier bogotano que tenga un acto social puede llevar gratuitamente a la filarmónica para que amenice el evento con sus notas musicales?

En aquella época, cuando aún existían los conceptos del honor y la responsabilidad, el acorralado alcalde Ardila se vio obligado a renunciar para ponerle fin a la polémica.

Santos no está facultado para hacer fiestas particulares en inmuebles que son de la nación

Trayendo a tiempo presente el cuestionamiento que hace 30 años se le hizo al exalcalde Isnardo Ardila y frente al uso ilegal y abusivo que Juan Manuel Santos hizo de la hacienda “Hatogrande” para celebrar el matrimonio de su hija con el golfista Pinzón, algunos se preguntarán si aquella finca dejó de ser un lugar reservado para el ejercicio del poder y sin que se nos hubiera notificado se ha convertido en una salón de fiestas y recepciones particulares.

¿Un colombiano cualquiera podrá hacer el matrimonio de su hija o una empresa podrá hacer la fiesta de fin de año en “Hatogrande”? La respuesta será un rotundo no.

Juan Manuel Santos se ha acostumbrado a abusar de los bienes públicos que el Estado pone a su disposición. El país aun no olvida que recién posesionado ordenó que uno de los helicópteros Blackhawk, que está destinado para transportar y apoyar a los soldados que están en combate, fuera puesto a disposición de sus hijos que querían ir de paseo a su finca en Anapoima.

Así mismo, el gobierno de Santos ha utilizado indebidamente el avión presidencial, destinándolo a la atención de la familia Santos Rodríguez y no a las necesidades del Presidente. Al parecer, a los hijos del primer mandatario les produce mucha incomodidad viajar en líneas comerciales.

Con el uso indebido de la hacienda “Hatogrande” por parte del presidente y sus intrépidos hijos no es la primera vez que la familia Santos abusa de los bienes públicos y, desafortunadamente, no será la última. La pregunta que queda en el ambiente es: ¿Cuánto dinero le costó al fisco la suntuosa fiesta de matrimonio de la hija del presidente de la República en un inmueble que se sostiene con los impuestos que pagan los colombianos?

@IrreverentesCol

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *