El peor error que podemos cometer como humanos es creer que nunca nos va a tocar vivir un mal momento, ese error nos hace ajenos a las situaciones de otros y nos hace creer que estamos exentos de escenarios difíciles, pensando que jamás nos podría pasar, hasta que llega el día, nos toca y entendemos que a cualquiera sin excepción le podría pasar.

Cuando ocurre solo hay una salida, hacer frente a la situación y seguir aun cuando el diagnóstico no sea el más favorable, si el cáncer llega a tu casa no hay vuelta de hoja, pero si se dictamina a tiempo y cuenta con un tratamiento oportuno, se puede evitar un proceso largo y desgastante, que muchos conocemos y a otros por fortuna no les ha tocado.

En Colombia, la principal causa de muerte entre las mujeres se debe al Cáncer de Mama, al año se registran 13.380 casos nuevos, es decir, 35 diagnósticos diarios según el Instituto Nacional de Salud, sin embargo, hoy ilógicamente parece ser más relevante para algunos de nuestros legisladores, legalizar el orden de los apellidos (solo por dar un ejemplo) que una ley que podría salvar vidas y ahorrarles sufrimiento a muchas familias colombianas.

‘No Todo es Color de Rosa’, es el nombre que lleva el proyecto de ley que fue archivado en último debate en la Plenaria del Senado el pasado 21 de junio, una ley que pretendía eliminar las barreras de acceso con un tratamiento oportuno para enfrentar el Cáncer de Mama. A pesar de que el proyecto se presentó hace dos legislaturas, con una demora de más de ocho meses, se hundió cuando fue movido del segundo lugar al número 12 en el orden del día.

El proyecto contenía cinco puntos esenciales, entre esos, el que desde la cita de sospecha por Cáncer de Mama hasta el inicio del tratamiento no se superen los 45 días, también, que el tamizaje con mamografías para mujeres y hombres del país no sea desde los 50 años, sino que inicie desde los 40 años, así como, la certificación y habilitación de mamógrafos, donde las EPS lleven unidades móviles de mamografías a las zonas rurales del país, entre otros puntos.

Sobre la edad para el tamizaje, cabe resaltar que el 33 por ciento, es decir, más de 5000 mujeres que mueren de Cáncer de Mama en Colombia son menores de 50 años, una cifra alarmante, pero no solo eso, las mujeres que se encuentran en el régimen subsidiado deben esperar en promedio entre 9 y 12 meses para dar inicio a su tratamiento poniendo evidentemente en riesgo sus vidas.

Para el Representante a la Cámara del Centro Democrático, Óscar Villamizar, autor del proyecto, faltó apoyo por parte del senado, dejando hundir un proyecto que buscaba prevenir la principal causa de muerte en mujeres en Colombia y que cada día cobra la vida de 12 mujeres en el país por esta enfermedad.

No obstante, este proyecto de ley no quedará ahí, por las mujeres y también por los hombres que batallan día a día con esta enfermedad sin dar tregua, la iniciativa será ejemplo de largo aliento y revivirá para seguir dando la batalla y garantizar el diagnóstico oportuno y el tratamiento integral del Cáncer de Mama, principalmente para miles de mujeres colombianas.

@24Ornella

Publicado: julio 11 de 2021