¡Nefasto Advenedizo!

“Mi misión será cumplida, es decir, yo hago bien, si mi gerente dura más de cuatro años, hice algo por EPM. Si dura cuatro años, no hice bien la tarea, esa es la gran misión que debería tener yo como alcalde.” (Candidato Daniel Quintero Calle, 2019 ante Sindicato de Profesionales de EPM (SIMPRO). 

“Escoger el mejor nombre, con cazatalentos internacionales pa (sic) escoger un paisa que ame a Medellín, que ame a EPM.” (Candidato Quintero, TV Nos Cogió la Noche).   

Como alcalde, nombra gerente a Guillermo Rendón, que según la revista Semana, fue quien “recibió al joven Daniel Quintero en Bogotá (…) le dio posada, le brindó hospitalidad y le mostró el mundo capitalino  (…) y se encargó de mostrarle el camino de la política.” 

Pero, el pasado 1 de febrero, “luego de un tire y afloje”  fue declarado insubsistente. Rendón, demanda penalmente a Quintero, porque considera que en declaraciones entregadas en medios, el alcalde incurre en injurias y calumnias. Según su abogado, Rendón salió porque “no se prestó para el manejo irregular de la empresa, que quería darle Quintero, y tenemos todos los sustentos.”

Asume, entonces, en calidad de encargada, Mónica Ruíz, quien también sale por no servir sus intereses.

Sigue el boyacense, Alejandro Calderón Chatet, medio hermano de sus primos hermanos Calderón Calle, un “economista o trabajador social o ambas cosas a la vez o ninguna, vaya uno a saber”, como expresó el prestigioso economista Luis Guillermo Vélez en una columna, quien renunció un par de días después de ser nombrado, presumiblemente, para evitar  problemas por supuestas inconsistencias encontradas en su hoja de vida.

Por último (hasta hoy) se posesiona Jorge A. Carrillo, bogotano cuya designación está en entre dicho por posibles inhabilidades dado que hacía parte de la Junta Directiva de EPM.

15 meses de alcalde y cuatro gerentes: un benefactor, una vicepresidenta encargada, un cuasi pariente inepto y un pago de deuda política. ¡0 “en la tarea”! 

Y como resultado de tanta chambonada, la demanda que interpuso a los constructores de la hidroeléctrica de Hidroituango, la Contraloría General de la Nación, acaba de oficiarles embargo por presunto detrimento patrimonial por cuatro billones de pesos, medida que seguramente comprometerá por retrasos y sobrecostos la seguridad energética del país y tendrá implicaciones para EPM como demandante. 

Esto sucede mientras la ciudad atraviesa el momento más crítico de la pandemia, y el gobernador Suárez, es quien se echa sobre sus hombros la resolución de problemas porque el bufón que la preside, está ocupado dando declaraciones en medios. Y, como además de incompetente y mentiroso es resentido y camorrista, ahora la emprendió  contra otro de los bienes más preciados y respetados de los medellinenses: sus grandes empresas.  

Por fortuna quienes las presiden, con elegancia y vehemencia, han desmentido una a una, sus roñosas mentiras.   

Él sigue atentando contra ese entramado institucional, social y empresarial, que es un bien intangible de inmenso valor que le ha ayudado a la ciudad conseguir lo que hoy tiene y que despectiva y equivocadamente él llama: GEA. 

Quintero pasará a la historia por haber lesionado gravemente la mejor empresa de la ciudad, y por haber comprometido la seguridad energética del país.

El peor alcalde, hay que revocar este ¡nefasto advenedizo!

@cdetoro

Publicado: abril 24 de 2021

2 comentarios en «¡Nefasto Advenedizo!»

Los comentarios están cerrados.