Durante muchos años preparó sus miembros superiores y la elasticidad del cuello. El bíceps lo fue robusteciendo desde la infancia y con la adolescencia se hizo firme y fuerte. Era toda un arma. Cargó agua y comida, vendió cocos y luego practicó en una bolsa de arena. En Barrancabermeja no había ambiente para campeones. Veía a Barranquilla y de un momento a otro se fue a buscar la corona. Subió muchas veces, unas perdieron, pero su promedio bueno. Y por fin llego lo que había soñado durante años: el combate por el título nacional. El Coliseo Elías Chewgin fue el sitio escogido para disputar el título de welter junior. Luis “Pantallita” Quiñones, había ganado 10 peleas por nocaut, perdió esa noche y el sábado lo enterraron. Así se acaba con la vida de estos jóvenes y especialmente este púgil a quien le entregaron 1 millón de pesos por el combate y que su entrenador dice que lo recibió su hermana. Quiero señalar dos mensajes mediáticos: el del presidente Petro y el alcalde Pumarejo: ambos envían mensajes de duelo a la familia Quiñones y lamentan este suceso de colombiano joven.

Debo pensar en estos 5 años en Barranquilla. Dormía en el gimnasio y así podía entrenar, muchos obstáculos persiguiendo sus fantasías y sueños. Como se alimentaba y que aporte calórico tenía este joven con ganas de ser campeón. ¿Alguien vigilaba su dieta? Además del entrenamiento que pasatiempo disfrutaba. ¿existía algún colegio donde le enseñaran las primeras letras, aunque fuera con guantes? Cómo cuidaban su personalidad, ¿había algún entrenador profesional conductual?

Cómo fueron las últimas seis semanas de “Pantallita”. ¿Hubo alguna riña en este tiempo? Fue elegido por su resistencia de campeón como “sparring” para que boxeadores de mayor peso practicaran con el compañero. Busque e investigue y no pude encontrar registro de Quiñones. Revisé la pelea y le pedí a un experto que me la contara, no vimos un solo golpe contundente que explicara la caída de Quiñones. Solo el jab del contrincante que entró muchas veces acumulando puntos. Es este golpe suficiente para desencadenar en forma aguda un hematoma intracerebral. Muchas dudas con este periodo final.

En el boxeo y otros deportes es frecuente que ocurra el Síndrome del Segundo Impacto. Un deportista en un periodo corto vuelve a enfrentar otro contrincante y no ha habido tiempo para que se recupere de los golpes recibidos en el combate anterior. El golpe leve que recibe en este combate desencadena una serie de reacciones intracerebrales que el paciente termina con mayor trauma acumulativo, profunda patología, deterioro neurológico y en forma súbita puede caer -en el cuadrilátero si se quiere- horizontal en la lona. Las autoridades, seccional y nacional, están en el deber de informar, con evidencia medica, los detalles del desenlace de Quiñones. Tenemos interrogantes sobre estos últimos días y una adecuada aclaración despejaría muchas dudas.

Hemos anotado en esta fase aguda del boxeo dos condiciones que vale la pena tener presente. El oficio de sparring donde sabemos que no se golpea con toda la fuerza, pero las habilidades técnicas si se desarrollan. Se calcula la distancia, las destrezas ofensivas y, los contragolpes. El otro es enviar antes del tiempo establecido y avalado por médicos el púgil al cuadrilátero y, exponerlo a consecuencias de esta imprudencia irreparable.

Boxeadores profesionales que han muerto en el ring suman cerca de 40. Qué pesar y cuanta tragedia. Se han hecho más estrictos las cuentas de protección y la defensa de los púgiles. Parece que eso no fuese suficiente y sobre todo los mecanismos patológicos que han incubados antes. Si alguien preguntara cual ha sido el púgil de mayor renombre y fama, no dudaría en señalar a Muhammad Ali, nombre social de gran influencia en los medios mundiales. Cuando desarrollo la enfermedad neurodegenerativa, encefalopatía traumática crónica o demencia pugilística, sentimos cada uno de sus golpes recibidos en esa estela de sinsabores que fue su vida. Termina uno cuestionándose los valores de la gloria y el tricolor de la fama: ¿para qué si no vas a poder disfrutarlo?

¡Hay que pensar sobre el boxeo!

Diptongo: vimos desde una finca familiar y en horas de la madrugada, la derrota de Caraballo ante Fichingo Harada (1967). Que leyenda deportiva de Colombia quien peleo hasta conseguir patrocinio para uno de nuestros atletas. ¿Valida este gesto la muerte de 40 boxeadores profesionales?

@Rembertoburgose

Publicado: octubre 7 de 2022