Continuando con las preguntas presidenciales para el 2018, no deja de ser sorprendente que teniendo el espejo venezolano al frente de nuestras narices los colombianos se encuentren tentados por la doctrina de izquierda que solo busca la destrucción de lo construido con el fin de sostenerse en el poder.

A su vez, el senador Robledo, de la más profunda izquierda como lo fue el MOIR, plantea que si los colombianos siguen votando por lo mismo las cosas seguirán igual o peor. Bien valdría la pregunta para el senador Robledo que si los colombianos siguen votando por Petro Gustavo o sus similares ¿cuál será el destino de Colombia?

También, podría plantearse que si los colombianos siguen votando por el régimen corrupto y amoral de JMS con sus similares como lo fue Germán Vargas: ¿cómo será el destino de Colombia? Porque no nos digamos mentiras: ¿GV no es más de lo mismo de JMS? ¿En qué se diferencian GV y JMS?

El fracaso del comunismo como doctrina económica y política quedó plasmado con la caída del muro de Berlín en 1989. Sin embargo, el comunismo soviético ejerció su hegemonía política durante el período conocido como la guerra fría post segunda guerra mundial.

Lo que los aliados no vieron una vez negociado el pacto de Yalta con los tres líderes más relevantes como los fueron Stalin, Churchill y Roosevelt, quien tenía fuertes tendencias liberales, es que una vez derrotado el nazismo vendría el comunismo soviético.

Lo primero que hace el comunismo es crear el sentimiento de odio, de lucha de clases, de diferenciación de la sociedad a través de lo que se conoce como la equidad de género donde unos y otras hacen lo que se viene en gana con tal de acabar con los valores de la sociedad pre establecidos.

De esa hegemonía soviética en la región quedó el coletazo de la revolución cubana en cabeza de Fidel Castro, ahora regida por su hermano Raúl. La revolución cubana es un buen ejemplo sobre el cómo una vez en el poder, no hay poder humano que valga. No en vano, los Castro llevan algo más de 50 años en el poder.

Hugo Chávez fue la reencarnación de la revolución cubana. Una vez en el poder Chávez modificó  la constitución venezolana vigente con el fin de implementar su modelo político.

Alcanzado el objetivo de socavar la constitución vigente Chávez realizó el cambio del modelo económico asfixiando a la industria y el comercio con implacables reformas tributarias en una primera instancia para luego exterminar a todo aquel que oliera a capitalismo por la vía de la expropiación.

De tal manera que durante sus días en Miraflores Chávez expropió a más de 20.0000 empresas de tradición generando un desempleo y u una inflación galopante por la falta de abastecimiento en las cadenas de supermercados.

La crisis venezolana se agudizó con Nicolás Maduro quien no solamente ha puesto en evidencia el fracaso de la revolución del socialismo del siglo XXI, sino quien, por lo demás, evidencia que una vez en el poder estos señores, si se les puede llamar así, no lo sueltan ni a bate.

Por lo tanto, las preguntas que debo formular en la presente columna de opinión del suscrito ciudadano de a pie es porqué según las encuestas los colombianos estarían dispuestos a votar por un candidato tan superfluo y ambiguo como lo es Sergio Fajardo a quien le encantan las señoras, como diría Poncho Rentería, o por Petro Gustavo, no tan superfluo y para nada ambiguo quien sí tiene claro cómo funciona el modelo del socialismo bolivariano del siglo XXI.

Sobre todo, lo que a mí me cuesta comprender es el porqué después de su fracaso como alcalde de Bogotá, los colombianos estarían dispuestos a votar por Petro.

No me cabe en la cabeza que teniendo el ejemplo de Chávez, de Maduro y de su nefasta alcaldía donde acabó con todo lo que tocaba, los colombianos se dejen tentar por la hidra de un socialismo fracasado como movimiento económico.

Las próximas elecciones presidenciales de Junio, sumada a la del Congreso de la República en Marzo, serán las más importantes y relevantes de la historia reciente.

Los colombianos tendrán la posibilidad de generar un voto castigo en contra de todo lo que ha sucedido durante el gobierno de JMS para votar por alguien diferente, que genere un camino diferente a la Colombia actual. ¿Más de lo mismo, senador Robledo?

Puntilla: Mientras tanto, en los hospitales de Maicao y Riohacha no dan abasto para atender a los venezolanos que cruzan la frontera con el fin de recibir atención hospitalaria.

@RaGomezMar

Publicado: enero 16 de 2018