Uno de los primeros anuncios hechos por Álvaro Leyva fue el de advertir que en el gobierno de Petro los miembros de la carrera diplomática y consular ocuparían los mejores cargos en el exterior. 

Las palabras del canciller, como es natural, fueron recibidas con alegría por los funcionarios del ministerio, pues la notificación fue inequívoca: “Dos temas: los cargos en el exterior serán provistos preferencialmente con funcionarios de la carrera diplomática. Si no para qué existe…”.

Palabras al viento. Las embajadas más importantes se han empezado a asignar y en ninguna de ellas figura un diplomático de carrera. A Washington fue enviado un exgobernador del Chocó, condenado por asuntos de corrupción. A la ONU una líder indígena de la Sierra Nevada que no modula una palabra de inglés. 

A la OEA irá un exmagistrado de la corte constitucional que en su momento fue mencionado en el caso de corrupción llamado “cartel de la toga”. 

Argentina fue entregada al exgobernador de Nariño Camilo Romero, procesado irregularidades en la administración de la licorera de su departamento. Hace 3 años, el gobierno de los Estados Unidos le canceló la visa.

Sobre el escándalo de corrupción de Romero, puede leer: El Farsante

Venezuela, país clave con el que se planea reestablecer relaciones diplomáticas pensando fundamentalmente en los asuntos comerciales, recibirá al cuestionado Armando Benedetti, vinculado mediante indagatoria en una macroinvestigación por corrupción. A Benedetti, los Estados Unidos también le canceló la visa por cuenta de sus líos judiciales

Uno de los países de la región con los que Colombia tiene más dificultades es Nicaragua. La dictadura de Ortega, hace unos meses expulsó al embajador Alfredo Rangel. En los últimos días el régimen de Managua ha arreciado su persecución contra opositores, periodistas y hasta la Iglesia Católica. 

La situación de ese país centroamericano ameritaba que el gobierno enviara a un diplomático con experiencia y no a un ignorante de los asuntos internacionales como efectivamente es el excongresista antioqueño León Fredy Muñoz Lopera.

El caso de Muñoz es aún más delicado: está en juicio por tráfico de estupefacientes. 

Puede leer El narcofajardista

China es un país estratégico en términos comerciales. El mercado de ese país es un destino clave para muchos productos colombianos. Petro, en vez de nombrar a una persona con un perfil y una hoja de vida idónea -en la carrera diplomática hay funcionarios con unas calidades excepcionales-, resolvió designar al director de cine Sergio Cabrera. ¿Por qué lo hizo? El padre del próximo embajador, Fausto Cabrera, fue guerrillero del EPL, organización terrorista de línea prochina. Esa es la única explicación plausible: un “homenaje” al pasado criminal del progenitor de quien llevará la representación diplomática colombiana en Beijing. 

Lo cierto es que la promesa del canciller Leyva fue una simple habladuría. Los miembros de la carrera diplomática y consular están desconcertados pues los hechos les demuestra que, al decir popular, quedaron colgados de la brocha. 

En la carrera diplomática hay personas con una formación elevadísima y con la experiencia suficiente para, por ejemplo, asumir como viceministros. En el gobierno anterior, uno de los viceministros fue de carrera. Petro y Leyva, en cambio, se la están jugando por la uruguaya Laura Gil, una mujer que se hizo colombiana hace no mucho tiempo. ¿Acaso no hay en todo el país un colombiano con el conocimiento para asumir como el viceministro de asuntos multilaterales? 

Lo que es más grave, ella por no ser colombiana por nacimiento no podrá participar en consejos de ministros ni en reuniones donde se traten asuntos de seguridad nacional. Tampoco podrá ser nombrada como ministra encargada cuando Leyva no esté en el país. Igualmente, no podrá participar en el litigio que tienen Colombia y Nicaragua, demanda que es, sin duda, el asunto internacional más importante que tiene Colombia pues está en juego la soberanía sobre la plataforma continental extendida.

Petro usará el servicio diplomático y consular como botín para pagar favores políticos enviando a los cargos de mayor relevancia a sus amigos y aliados políticos. 

@IrreverentesCol

Publicado: agosto 18 de 2022