Ejercer la Presidencia de la República no es nada fácil. Cargar a cuestas la responsabilidad de sacar adelante a todo un País es una labor que solo unos pocos están capacitados para ejercer. En un cargo donde se asumen las derrotas y se delegan los éxitos, es momento de reconocer públicamente la titánica labor con que Iván Duque se echó al País al hombro para evitar que fuera destrozado por el coronavirus.

Como tal, todos los Gobiernos deben enfrentar diferentes crisis. Santos lidió con la ola invernal del 2011, Uribe con la crisis financiera del 2008 y Pastrana con el estallido de la Upac en 1999. Todas situaciones muy difíciles. Sin embargo, ninguno de estos eventos había logrado paralizar al mismo tiempo a tantos sectores económicos como lo ha hecho el Covid-19.

Recordemos que entre 2018 y 2019 Colombia logró romper la tendencia de decrecimiento del periodo 2014-2017. El año pasado el País creció al 3.3%, el mayor índice de la región. Asimismo, el turismo registró la cifra más alta de visitantes en la historia, 4´515.932 anuales, y la inversión extranjera aumentó un 25.6% frente al 2018, el mejor dato en 6 años.

Justo en este momento, quizás en el menos oportuno de todos, cuando Colombia se encarrilaba en un camino estable de crecimiento económico llegó la pandemia a derrumbar todo el trabajo hecho. Fue borrón y cuenta nueva. En un par de días pasamos de celebrar los éxitos del 2019 a buscar la recuperación en el 2020.

Para completar, el precio del barril de petróleo cayó por debajo de los 30 dólares y el dólar superó la barrera de los 4.000 pesos. La tormenta perfecta…

Precisamente, es en este fatídico momento donde el Presidente Duque ha demostrado su liderazgo. El que en su momento fuera el candidato sin experiencia administrativa, terminó siento el líder que con serenidad y firmeza ha puesto en marcha un conjunto de medidas que combinan inversión social con protección del sistema de salud y recuperación empresarial. Una triada necesaria para salvar el empleo, evitar el hambre y ahuyentar la muerte.

Muchos se preguntan cuál va a ser el legado de este Gobierno. ¿Será el aumento de la inversión extranjera, el crecimiento del PIB o el fortalecimiento de la economía naranja? Pues bien, sin lugar a dudas esta administración pasará a la historia por haber sacado adelante al País de la peor crisis que ha enfrentado la humanidad desde 1929.

Y con esto no digo que todo sean flores para esta administración. Por supuesto que ha habido errores y seguramente tocará acudir al ya golpeado endeudamiento para financiar las medidas de recuperación social y económica. No obstante, el esfuerzo del Presidente ha sido heroico y admirable.

Duque tomó las riendas del País para evitar que cayera en el abismo y por primera vez en mucho tiempo la sociedad ha entendido que rodeando a la institucionalidad y no golpeándola con oportunismos electorales es que se superarán las adversidades.

¡Adelante Presidente!

@LuisFerCruz12

Publicado: abril 15 de 2020