Luego de la publicación del artículo intitulado El sobrino del guerrillero, el ministro del Interior, Guillermo Rivera escribió a LOS IRREVERENTES solicitando hacer algunas precisiones respecto del contenido del mismo.

Según el ministro, “Julio Flórez es mi tío, no ha fallecido y tampoco ha pertenecido a ninguna guerrilla”. Respecto de esa afirmación, este portal le preguntó al doctor Rivera si alguno de sus tíos ha tenido relación alguna con estructuras guerrilleras. Al respecto, el ministro reconoció que en 1983 su tío Armando Flórez “participó, como dirigente político del Nuevo Liberalismo, de las actividades alrededor de los diálogos de paz con el M-19 que lideró el gobierno de Belisario Betancourt. En ese mismo año fue desaparecido. Hasta donde sé, nunca existió una evidencia de que hubiera hecho parte de la militancia de ese grupo guerrillero”.

Una fuente cercana a la familia del ministro en Mocoa, le ratificó a LOS IRREVERENTES que efectivamente el señor Armando Flórez tenía estrechos vínculos con estructuras guerrilleras. Pero aquello no significa absolutamente nada, pues en una democracia como la nuestra, los delitos de sangre no existen. Nadie tiene por qué cargar con las culpas que cometan sus parientes o amigos.

Frente a la revelación hecha por este portal en el sentido de que la tía del ministro, la señora Fátima Muriel, dirigente de una ONG de mujeres en el Putumayo aspiraría a una de las 16 curules para las Farc, el ministro Rivera fue enfático al afirmar que ella “no puede ser candidata en las circunscripciones de paz porque no tiene la condición de víctima del conflicto armado… Si bien la señora Fátima Muriel es la esposa de un tío mío y hace parte de una ONG que se denomina ‘Tejedoras de Vida’, no he tenido con ella una relación política”.

A lo que el ministro no hizo referencia fue, precisamente, a los anuncios públicos que en el Putumayo ha hecho la señora Muriel en el sentido de que ella aspira a quedarse con una de esas 16 curules. Unas horas después de su primera comunicación con este portal, el ministro Rivera recuperó la memoria y volvió a escribir reconociendo que su tía sí está reconocida como víctima del conflicto, pero salió con la estrambótica tesis de que ella no va a aspirar porque no tiene intención de cambiar “su situación de residencia”.

Otro elemento que el ministro Rivera no quiere reconocer es la naturaleza de la ONG de su tía, la cual se define a si misma como una organización cuya misión es la de “empoderar a las mujeres a través de estrategias de exigibilidad de derechos político, sociales, económicos, culturales y ambientales, con el fin de recuperar el tejido social afectado por el conflicto armado y la violencia social para construir un Putumayo con equidad de género y en paz”.

Aunque el doctor Guillermo Rivera intenta hacer creer que él no tiene mayores vínculos con su tía Fátima, hay imágenes recientes que demostrarían lo contrario a lo que alega el señor ministro.

 

Pero hay más sobre la flamante ONG de la señora Muriel, la bendecida tía del ministro Guillermo Rivera. En LOS IRREVERENTES, próximamente se harán nuevas revelaciones.

@IrreverentesCol

Publicado: enero 11 de 2017