La crisis económica generada por el virus Covid-19 ha despertado el sentimiento de solidaridad de todos. La gran mayoría de empresarios, especialmente aquellos que se sienten dolientes con sus colaboradores, han recurrido inclusive al endeudamiento para no dejar a su gente en situación de vulnerabilidad o, como se diría coloquialmente, en la calle. Es por eso que las contadas excepciones son las que llaman la atención, como la que me aseguran está ocurriendo en Noticias Uno. 

Noticias Uno, un programa informativo o desinformativo – como se le quiera ver – anunció a finales del año pasado que a partir de 2020 saldría del aire por el Canal Uno, como consecuencia de una decisión empresarial adoptada por Hemisphere Media Group -socio capitalista- del canal público colombiano. 

El presidente de NTC producciones y representante legal de la misma, Jorge Alfonso Acosta Vallejo en una entrevista concedida a Mabel Lara hizo el anuncio y le solicitó a su audiencia un acto de solidaridad para que hiciera un aporte a través de Vaki, un crowdfunding que ha recaudado aportes para personas como Humberto de la Calle, que quedó debiendo $1.500 millones de pesos en su fallida campaña presidencial. 

La colecta de Noticias Uno en Vaki que, por cierto aun sigue abierta, da la posibilidad de aportar desde $10 mil hasta $250 mil pesos al mes. Según la información disponible, hasta el momento reportan haber recaudado $1.178.421.742 pesos, una suma considerable que ha sido generosamente donada por ciudadanos de a pie. 

No es un secreto que los medios de comunicación pasan por una difícil situación económica como consecuencia del desplome de la pauta publicitaria. La ecuación es sencilla: como la economía nacional está semiparalizada por obra y gracia del coronavirus, nadie está interesado en hacer gastos de publicidad que no tendrán efectos, pues los ciudadanos no están comprando nada distinto de los esencial para soportar el rigor de la cuarentena. 

Circula una versión en el sentido de que NTC adoptó una medida de choque: rebajar drásticamente el salario de todos sus empleados, con el argumento de que aquello era necesario para evitar el colapso de la empresa. 

Aquella fábula sería creíble si NTC, efectivamente, estuviera como se dice popularmente, “en los rines”.

Pero no es así. Revisando la página oficial de la Superintendencia de Sociedades, encontré un dato que me llama poderosamente la atención. Como se puede ver en la imagen, en el año 2018, NTC reportó ingresos de la no despreciable suma de $22.8 mil millones de pesos.

Misteriosamente, los señores de NTC no hicieron pública esa información, cuando pusieron en marcha la colecta de Vaki y que, seguramente, tampoco conocen los empelados a los que hoy, según se comenta, sufren un duro recorte salarial.

¿Cuántos colombianos de buena voluntad le han donado plata a NTC -Noticia Uno-, creyéndose el cuento de que ese noticiero no tiene con qué sostenerse? ¿Qué pensarán los empleados del noticiero que dirige Cecilia Orozco, cuando ven que la empresa para la que trabajan, en 2018 reportó unos ingresos del tamaño de una catedral?

Decía mi abuela: el vivo vive del bobo. Daniel Coronell, que vive en una lujosa mansión en uno de los barrios más exclusivos de Miami, y que es el socio controlante -según la Cámara de Comercio- de NTC, seguramente está gozando del producto de la facturación de su empresa en 2018, mientras que en Colombia sus empleados más humildes pasan trabajos, en estos tiempos turbulentos que agobian a la humanidad.

Ahora, no está de más que los ingenuos aportantes a la colecta de Vaki, que al momento de escribir esta columna eran casi 15 mil, indaguen dónde carajos están los $22.8 mil millones que tuvo NTC en el ocaso de la “mermelada”. ¿Se imaginan ustedes, queridos lectores, cuánto dinero más habrá recibido esa productora en el resto del gobierno de Santos? 
@ANIABELLO_R

Publicado: abril 24 de 2020