La hora del Plan Nacional de Vacunación

Desde que el gobierno Nacional comunicara la fecha de inicio de vacunación contra el Covid–19 a partir del próximo 20 de febrero, todos los colombianos estamos a la expectativa sobre la velocidad de generación de inmunidad que como bien lo ha descrito el Ministro de Salud, se convierte en un bien público a través de la cual podamos poner fin a la dolorosa situación que inició ya hace 11 meses.

La hora del Plan Nacional de Vacunación ya arrancó, ahora nos hallamos en la fase a través de la cual empezamos a descontar tiempo para llegar a garantizar, un retorno a la normalidad confiando en la orientación de expertos y el desarrollo científico. De manera que es bueno y necesario informar a la población lo que sucede, dejando de lado las cadenas en las redes sociales que desinforman y generan pánico social y eliminar de una vez por todas el populismo que ganando adeptos por suscripción, no cesa de utilizar las vacunas como escudo de debate diario promoviendo una cultura radicalmente separada de la realidad que compete al plan de vacunación.

En número, contamos con 61’483.000 dosis de vacunas adquiridas por el Gobierno, a través de los acuerdos con las farmacéuticas Pfizer, AstraZeneca, Jansen, Moderna y Sinovac, además del mecanismo Covax por 20 millones de dosis. Aun así, hay quienes se atreven a poner en duda la adquisición de las dosis; a lo que es bueno preguntar: ¿por qué tanto deseo por dividir y atizar la desinformación y la pugna radical sobre unos de los planes más valiosos en materia de salud pública para el país? Pareciera que quienes se niegan a entender la estrategia de la vacunación masiva son los mismos que quieren politizar el plan.

La población objetivo equivale a 35.000.000 de colombianos, el 90% de la población total mayor de 16 años, cubriendo el 28.19% de la población de alto riesgo que padecen comorbilidades, en principio se requeriría vacunar el 67% de la población para generar inmunidad en el país, y el gobierno le apuesta al 90%, es decir, aquí vamos con toda. De otro lado, entender el inconformismo de una parte de la población sobre la efectividad del plan de vacunación es una tarea que no tiene sentido, hay que decir que aquí, nos tocó cambiar la rueda andando, porque el país no se va a sentar a debatir sobre los inconformes y los que aprueban el protocolo.

Por ejemplo, hay que obedecer las voces expertas, seguir las indicaciones de la ciencia, atender eficazmente las indicaciones del Gobierno, para fortalecer el plan nacional de vacunación, el cual fue construido con base en mecanismos de micro y macro planeación a nivel nacional y territorial. El país cuenta con capacidad logística de almacenamiento en Bogotá para 44 millones de dosis en uno de los centros de recepción y administración de vacunas mas sofisticados de América Latina, desde ahí se despliegan procesos de transporte y entrega directa a mas de 110 unidades de congelamiento en 7 puntos estratégicos: Barranquilla, Bogotá, Bucaramanga, Cali, Cartagena, Medellín y Pereira, en las zonas más apartadas se hará a través de operativos de campo con la mayor respuesta en tiempo y cobertura.

La logística de transporte, aéreo para zonas alejadas de Bogotá y terrestre para las mas cercanas es un componente fundamental que ya se tiene planificado, de manera que se cumpla la distribución directa por parte del productor, es decir dosis directas desde la farmacéutica y dosis desplegadas desde Bogotá, según el plan.

En el sector micro, están los entes territoriales que son fundamentales para el éxito del plan, tienen libertad para ejecutar la vacunación incluso en jornadas de 24 horas, Gobernadores y alcaldes se convierten en las ruedas del plan.

Finalmente hay que hacer claridad sobre algunos puntos de vista mal interpretados, como el que Colombia llegaría a vacunarse totalmente a finales de 2023 o que el país no llegará a la meta de los 30 millones de colombianos vacunados en 2021. Como esta el plan, se debe tratar de cumplir al pie de la letra, y aunque es cierto que se van a presentar retos por el camino, las cosas no pueden ser tan negativas como para transmitirle a la población el mensaje equivocado sobre el cumplimiento de las fases de vacunación.

Termino por decir: Este plan se debe cumplir y debe hacerse cumplir, y en materia territorial hay que ponernos al frente del cumplimiento en la llegada de las dosis requeridas, de manera que el control institucional es clave en estas etapas. Vamos a estar al frente con toda nuestra capacidad para fomentar el orden, la eficiencia y el éxito del plan.

A los colombianos: debemos vacunarnos, aportar al bienestar social y poner toda nuestra generosidad por nuestros compatriotas.

@CIROARAMIREZ

Publicado: febrero 4 de 2021