Análisis de Camilo Rubiano Becerra

Trascendió una noticia que conmocionó a la prensa nacional e internacional: se dijo que el Presidente Santos estaba involucrado en los “Paradise Papers”, un hecho bochornoso para el país y algo totalmente reprochable teniendo en cuenta que mientras el gobierno le aumenta el IVA a los colombianos, el primer mandatario evade impuestos llevando dineros a paraísos fiscales.

Ante esta reprochable información, Juan Manuel Santos atinó a decir que debía haber una equivocación y que los colombianos conocíamos su declaración de renta. A propósito este portal evidencia varias incongruencias en la declaración de renta, ya que no es posible que con esos ingresos que plantea se pueda comprar un apartamento en Miami por más de $2.5 millones de dólares.

Sin embargo, el Presidente Santos decide viajar a Londres y a los Emiratos Árabes, dejando en Colombia varios interrogantes sin ninguna respuesta. De manera bastante cínica justifica la participación política de los autores de crímenes de lesa humanidad,  diciendo “ que es algo que estaba en los acuerdos” y que la presión de los colombianos, lo llevó a decir mentiras, pero que lo cierto es que siempre estaba acordado la participación política de estos criminales. Este hecho, no es más que una ofensa a los colombianos y una burla directa a las miles de víctimas que tanto han sufrido las inclemencias de este grupo terrorista.

Aprovechando el mismo escenario de los premios Chatam House en Londres, Santos lanzó otras absurdas afirmaciones. Señaló que el  Presidente Álvaro Uribe no creía en el cambio climático y que nunca había existido una política ambiental en ese gobierno. Estás declaraciones son de esperarse. Al presidente Juan Manuel Santos, siempre le ha gustado atacar desde el exterior, ya que le garantiza que nadie le va a replicar sus intervenciones.

Lo cierto, es que las declaraciones sobre el tema ambiental son falsas y en los dos periodos del gobierno Uribe sí hubo una política ambiental fuerte que no se puede negar y eso se ve reflejado en los indicadores y resultados.

Por ejemplo, el presupuesto de inversión en parques naturales pasó de $5.000 millones en el año 2002 a más de $30.000 millones en el año 2010. Hecho que fortaleció, la presencia del estado en estos territorios, dándole mayor importancia y logrando recuperarlos. Adicionalmente, se llego a la cifra de 114.000 familias guardabosques y se protegió a la Sierra Nevada con 9 asentamientos indígenas.

Por otro lado, la política ambiental del gobierno del Presidente Uribe, logró ubicar a Colombia dentro de los diez países con mejores desempeños ambientales. Ejemplo de esto, la política de biocombustibles, donde se impulsó la producción, arrojando como resultado en biodiesel 1.8 millones de litros al año y en etanol 1.1 millones de litros al año.

De la misma forma, el gobierno del Presidente Uribe pasó de $3.2 millones de dólares a casi $24 millones de dólares al 2009 en certificados de reducción de emisiones de CO2, hecho que ayudó directamente con la mitigación del cambio climático.

En conclusión, lo que señaló el presidente Juan Manuel Santos por un lado es una burla con los colombianos y por otro no es más que un acto de cobardia.

@camilorubianobe

Publicado: noviembre 14 de 2017