La estrategia de Petro es sencilla “la defensa de la democracia” ¿cuál democracia? La de Colombia le parece una dictadura democrática y así lo pregona, entonces vamos para las que defiende, la cubana, donde en plena pandemia estuvo con el pretexto de que le curaran un cáncer inexistente, y la venezolana de sus grandes amigos Hugo Chávez y, Maduro, a quien a veces de dientes para afuera critica para ocultar su verdadero propósito de convertir a Colombia al socialismo del siglo XXI.

Según la primera acepción del diccionario de la Academia de la Lengua, democracia es: “Forma de gobierno en la que el poder político es ejercido por los ciudadanos”, que es la que ha funcionado en Colombia a pesar de la dictadura de los jueces; pero dudo mucho que sea lo de Cuba donde Fidel Castro, su hermano Raúl, su sucesor Miguel Díaz-Canel y su camarilla han gobernado 61 años sin dejar chance a los ciudadanos de participar en unas elecciones libres de amaño. Después de 22 años de socialismo del siglo XXI no vemos tampoco en Venezuela una democracia donde el poder político lo ejerzan los ciudadanos, lo ejerce un dictador de república bananera orientado por Cuba y afianzado por el cartel de los soles dirigido por Diosdado Cabello.

La otra Democracia es la de Estados Unidos, Alemania, Inglaterra, para mencionar solo algunas, donde, pese a sus defectos hay elecciones libres, libertad de prensa y expresión, allí los ciudadanos participan, opinan, eligen libremente y, claro, también a veces se equivocan, pero tienen la oportunidad de rectificar en las siguientes elecciones, o, incluso, pueden derrocar al presidente cuando sus pilatunas son mayores como sucedió con Nixon; pero con una diferencia monumental a la nuestra, lo siguen respetando de por vida.

La diferencia de modelos es también inmensa: los países del segundo modelo de democracia son prósperos, superan las crisis más crueles, la gran depresión de 1930, la segunda guerra mundial, el terrorismo cómo el del 11 de septiembre y, en Colombia, no nos quedamos atrás, Uribe logró acorralar la guerrilla e iniciar un franco desarrollo del país que infortunadamente Santos demolió entregándole a un grupo de bandidos lo que no se merecían.         

Ahora nos toca escoger si nos vamos por el socialismo castro-chavista que arruinó a Cuba el mayor exportador de azúcar de su época y a Venezuela el país poseedor de las mayores reservas petroleras del mundo donde el tipo de cambio de un dólar hoy equivale a 442.000 bolívares, escasean la gasolina, los medicamentos, los productos básicos, se requieren 25 salarios mínimos mensuales para adquirir la canasta familiar y la infraestructura agrícola, industrial y comercial están en ruinas, o defendemos la otra democracia y sus instituciones con sus defectos, pero con esperanza de recuperación de la ruina promovida por Santos y agravada por la pandemia.

****

Qué las Farc asesinaron a Álvaro Gómez Hurtado… ¡Ya voy Toño!    

El Rincón de Dios

“La fe se refiere a las cosas que no se ven, y la esperanza a las cosas que no están al alcance de la mano”. San Agustín.

@rafuribe

Publicado: octubre 9 de 2020