“Un apaciguador es alguien que alimenta al cocodrilo, esperando que se coma a otro antes que a él.” Winston Churchill.

Es lo que está pasando. Es el presidente, y no los gobernadores y alcaldes, el responsable de mantener a raya el orden público y el manejo de las relaciones internacionales, pero en lugar de ejercer esta tarea con firmeza, delegó su responsabilidad a los mandatarios locales, a sabiendas de las inclinaciones torcidas de algunos; no estamos para aguas tibias ante una minoría que pretende desestabilizar el país y, no se lo mandan a decir con nadie, se refleja en las encuestas.

Es patético que el gobernador del Magdalena y el alcalde de Santa Marta pretendan sin consultar, pero sin reproche, acordar la asesoría cubana en sus programas, tareas que a la larga pueden turbar el orden público. El ejemplo está en Venezuela, los cubanos infiltraron el pueblo, organizaron milicias, instruyeron militares, montaron la seguridad de Maduro e inspiraron el desmonte de las instituciones. A la debilidad de acción, se le apuntan Claudia López y ‘Pinturita’ ¿Dónde están el presidente y la canciller? Ahí… quietos en primera base.

Cuba ha ignorado las solicitudes del gobierno de extraditar los comandantes del Eln allí refugiados, ni siquiera eso, recibiendo entrenamiento para buscar implantar en Colombia el socialismo del siglo XXI que con éxito y asesoría cubana arraigaron en Venezuela, Nicaragua y Bolivia. Hace rato se justifica romper relaciones con Cuba, pero sin apaciguar, protestarán los comandantes del las Farc en el congreso.

Cuba ha acreditado en Colombia cientos de “diplomáticos” ¿Cuántos pertenecen al G2? ¿Cuántos están agitando a nuestros campesinos?

Para que no se diga, nombra la ministra del TIC contraria a las políticas del gobierno, si es que existen; una directora de Bienestar Familiar abortista, amiga de las Farc, partidaria de la adopción por parte de parejas del mismo sexo, mientras él se proclama provida; admite que el gobernador de Nariño se oponga a las fumigaciones con glifosato; que mandatarios locales reemplacen al ESMAD por organizaciones inútiles; que los grafitis se arreglen con pinturita; y, pasa de agache en el fracking, extradición, extinción de dominio, fumigación aérea y bombardeo de campamentos narcos.       

El Rincón de Dios

“La felicidad se alcanza cuando lo que uno piensa, lo que uno dice y lo que uno hace, están en armonía”. Gandhi

@rafuribe

Publicado: marzo 6 de 2020