La revolución se impondrá irremediablemente y, ante ese escenario, es necesario encauzarla, la revolución, desde el mismo Estado antes que la revolución se tome las calles (ver Gómez Hurtado, ensayos Respuesta, 1971).

Lo curioso de esta afirmación, es que fue realizada, observada, en 1971, de tal forma que Álvaro Gómez Hurtado; a quien no solamente le toca luchar contra el régimen para que se haga justicia, sino que, ahora, hay que dar una batalla frente a sus indolentes colegas de los medios de comunicación, El Colombiano, y demás quienes no lo tienen en cuenta para exponer sus ideales.

Es así como, el sistema democrático mundial atraviesa una profunda crisis de legitimidad y credibilidad ante la opinión pública, teniendo en cuenta que el Estado se ha olvidado que funciona y vive gracias a su Democracia.

Al igual que los medios de comunicación quienes se han olvidado que ellos se deben a sus oyentes, lectores.  

Esta crisis de legitimidad de todos los poderes: ejecutivo, legislativo, judicial queda en evidencia cuando vemos el gran ejemplo que nos ha entregado la Registraduría Nacional con el reconteo de las pasadas elecciones al Congreso de la República. 

Es normal que en un reconteo aparezcan votos. 

Pero, es anormal que aparezcan 500.000 a favor del Pacto Histórico y Partido Verde, 11 veces el estadio el Campin. 

Y, lo más curioso es que es en detrimento del Centro Democrático y del Partido Conservador.

El dogma existente que la Democracia es el mejor sistema de gobierno ha perdido vigencia. La línea divisoria entre los buenos y los malos ya no es suficiente. Hay que hacer mucho más. 

Hay que tener una militancia carnívora, destructora, de primera línea.

Al igual que Nerón, quien incendió a Roma en una sola noche en un ataque de ira, los jóvenes de la primera línea activa y militante pareciera que estuvieran poseídos por las fuerzas de las tinieblas; como los jóvenes muchachos que produjeron un ataque verbal sorpresa, al estilo M-19, en plena misa a las 12:00 m del día domingo 20 de marzo en la catedral primada de Bogotá por parte de unos capuchos vestidos de negro, haciendo arengas en contra de los feligreses. 

Me pregunto: Y, ahora, que la curul que peleaba Polo Polo se la ganó, al parecer, una hija de un paramilitar: ¿qué van a decir los de la W Radio en cabeza de Calvás? 

O, el caso de Polo Polo no es más que el de un periodismo activo y militante. Porque no nos digamos mentiras, lo que los sacó de casillas es que Polo Polo es un negro de derecha, de Uribe y de la Cabal.

Como bien me comentó mi amigo profesor filósofo: Es que el problema, Rafael, no son las idioteces, sandeces, que dice Petro. El problema está que crean esas idioteces, como los idiotas útiles, remember Lenin, de las matrices gramcianas de opinión.

Mientras tanto: ¿Cuáles son las probabilidades para que Ingrid Betancur quede presidenta? Ninguna. 

Luego, los medios de comunicación, El Colombiano: ¿Por qué no invitan a todos los candidatos presidenciales a los debates? Y, eso que se supone que El Colombiano es de origen conservador, que tal que fuera liberal.

Para las próximas elecciones el escenario estará entre Gutiérrez y Fajardo, izquierda light, Petro bolsas, izquierda hard.

De paso, ¿si Gutiérrez es Duque 2, Fajardo no es Santos 3?

Petro bolsas ya tiene un case, como dirían en el Póker, de 500.000 votos sobre la mesa. 

Y, en ese caso, ahí, sí; el periodismo militante y activista. 

Puntilla: Registrador Vega: Duerma tranquilo, ya hizo su tarea.

Rafael Gómez Martínez

Publicado: marzo 22 de 2022