Hoy no es un día cualquiera ni esta es una columna más. Hoy, con inmensa felicidad, celebro los 59 años de fundación de Radio Guatapurí. Un medio único que ha crecido de manera paralela al Cesar y que, me atrevería a decirlo, hace parte del corazón de la cultura vallenata.

Y no, no exagero con estas palabras. Radio Guatapurí emergió en el horizonte del valle del cacique Upar hace casi seis décadas y desde entonces se ha convertido en un eje central de la región. No hay noticia que no pase por sus líneas editoriales ni problemática que no aborde su equipo de trabajo, lo cual, cabe señalar, no es para nada fácil.

Sobre todo, porque los medios regionales, a diferencia de las grandes plataformas del periodismo nacional, no tienen las mismas condiciones de financiamiento que se ven en Bogotá. De hecho, este es el principal desafío al cual se enfrenta la libertad de prensa en las ciudades pequeñas y que ponen constantemente en jaque la independencia de los medios.

Es tan crítica la situación que las opiniones y coberturas no oficialistas pueden ser fácilmente sepultadas por la tentación de la pauta estatal, a través de la cual los alcaldes y gobernadores silencian los micrófonos que les son incómodos. 

Sin embargo, este no ha sido el caso de Radio Guatapurí. La fuerza de su profesionalismo y el liderazgo de sus directores han hecho posible que, sin importar los cambios de gobiernos, las amenazas de los grupos armados o las complejidades de las crisis económicas, este medio siga en pie para informar día a día a miles de vallenatos. Debo reconocer especialmente el trabajo de Andrés Molina Araujo, quien con su dedicación y perseverancia ha logrado ser ejemplo de liderazgo y pujanza para esta generación -en la que me incluyo- de Vallenatos soñadores. La visión de Andrés ha logrado conseguir premios y reconocimiento nacional, ¡tarea bastante difícil…!

Una tarea ardua y muchas veces ingrata, pero sumamente necesaria. No solamente para servir como control al poder regional, sino para fungir como un puente de fácil acceso para muchas familias que encuentran en sus micrófonos el mejor camino, si no el único, para que sus dificultades sean escuchadas solucionadas.

Por eso, y por ese vínculo de afecto que ha construido la emisora con la ciudadanía durante estas seis décadas, no puedo dejar de expresar mi emoción por esta celebración. El aniversario de Radio Guatapurí es una fecha que cobra igual relevancia que las principales festividades de Valledupar y que debe llenar de orgullo al pueblo vallenato.

El Cesar y Valledupar no serían lo mismo sin esta notable emisora. Seis décadas de trabajo han permitido edificar uno de los medios regionales más representativos del País y sin lugar a dudas serán el cimiento sobre el cual se edificarán las siguientes generaciones de periodismo valeroso, independiente, profesional y serio que seguirá resonando por las cabinas de grabación de Radio Guatapurí.

¡Feliz Aniversario!

@Tatacabello

Publicado: septiembre 2 de 2022