Amenazó con hacerlo y va a cumplir. Petro se apropiará ilegalmente de los recursos de los fondos privados de pensión para repartirlos indiscriminadamente entre quienes a él le venga en gana. 

Por ahora ha dicho que propondrá una reforma pensional con la que buscará que 3 millones de ancianos en condición de pobreza reciban un bono de medio millón de pesos mensuales. 

Para financiar semejante compromiso advirtió que obligará a que los cotizantes abonen parte de sus aportes a Colpensiones

Es un atraco que estaba cantado desde antes de la elección del ahora presidente. 

Los fondos privados manejan alrededor de $350 billones de pesos que le pertenecen a 18 millones de afiliados, según las cifras que fueron reveladas a comienzos de este año.

El bono que propone Petro para favorecer a esos 3 millones de adultos mayores costará $18 billones de pesos al año, lo que significa el 4.4% del presupuesto general previsto para 2023 que es de $406 billones de pesos.

En términos generales los cotizantes en los fondos privados tendrán que pagar de sus bolsillos las irresponsables aventuras demagógicas del presidente, aventuras que por demás son fiscalmente insostenibles. 

El presidente planea presentar una reforma pensional que consiste en que todos los trabajadores del país deberán abonar sus pensiones a Colpensiones hasta 4 salarios mínimos. De ahí en adelante, la persona será libre de seguir cotizando en el fondo público o irse a uno privado.

Lo que no dice el presidente es que el 97% de los cotizantes en los fondos privados ganan 4 o menos salarios mínimos, lo que significa que todos ellos estarán obligados a permitir que sus pensiones sean consignadas en la estatal Colpensiones y esos dineros irán directamente al pago del compromiso populista de Petro con los adultos mayores. 

No contento con anunciar el asalto a las pensiones, advirtió que va a crear un ejercito integrado por 100 mil delincuentes que hoy hacen parte de las bandas delincuenciales, bandidos que recibirán, cómo no, un jugoso salario pagado por el erario. 

El programa se llamará “jóvenes en paz” y evidentemente se trata de una versión colombiana de los colectivos chavistas que se convirtieron en el grupo de reacción violento al servicio de la dictadura venezolana. Y todo, pensiones a los ancianos y salarios de los 100 mil criminales, por cuenta de los contribuyentes. 

@IrreverentesCol

Publicado: septiembre 15 de 2022