LOS IRREVERENTES Las Farc no han devuelto aún a los menores que tienen en su poder. En el acuerdo final conocido hace algunos días no se menciona la desincorporación de los menores reclutados forzosamente por parte de las Farc. Sabemos que la Corte Penal Internacional ya ha proferido sentencias contra personas que han reclutado niños. ¿Como exdirectora del ICBF, no le preocupa el manejo que se le ha dado al tema de los menores en este proceso de paz con la guerrilla?

ELVIRA FORERO. Las Farc han dicho mentiras. Hay evidencias documentadas por entidades como la Fiscalía General de la Nación que indican que las Farc son las responsables de más del 60% de los niños reclutados en Colombia. Se han determinado las zonas donde se ha cometido este delito, como los departamentos del Chocó, Antioquia, Meta, el sur de Bolívar, Nariño. Así mismo, están documentados los horrores que padecieron los niños reclutados por parte de esa guerrilla como violaciones y trabajos forzados. Así mismo, hay casos de niños que fueron obligados a cometer delitos de lesa humanidad.

Recuerdo el testimonio que escuché de un niño que fue obligado a participar en la masacre de Bojayá y cómo él fue forzado por la guerrilla a asesinar a sus amigos que estaban refugiados en la iglesia de Bojayá. El ICBF hizo publicaciones con estadísticas y con historias del reclutamiento forzado de menores de edad por parte de las Farc.

L I. Expertos en derecho internacional aseguran que las Farc, tarde o temprano, tendrán que responder ante la justicia penal internacional por el reclutamiento forzado de menores. Basta con que haya un caso documentado para que la CPI actúe. ¿Esa realidad es la que motiva a las Farc, con la complicidad del gobierno, a mimetizar los casos de reclutamiento de niños?

E F. Duele que el gobierno no tenga respuestas frente a los niños reclutados. Hace unos días, en una rueda de prensa que tuvo lugar en La Habana, cuando una periodista le preguntó al Alto Comisionado para la Paz, Sergio Jaramillo por los niños, él no tuvo explicación y los colombianos exigimos que la haya.

El gobierno tiene una responsabilidad, pero sobre todo la responsabilidad es de la guerrilla. Es evidente que hay más de 5 mil casos documentados de reclutamiento.

L I. Existe el temor de que las Farc, para minimizar su responsabilidad frente a este crimen, esté adelantando una desvinculación a espaldas del Estado de los niños que tiene en su poder.

E F. A los colombianos nos indignan las frases retadoras de los líderes de las Farc, que no reconozcan el daño causado y, por supuesto, que no hayan pedido perdón. Si ellos no reconocen los horrores que cometieron con los niños de Colombia, no puede haber reconciliación. Si devuelven a los menores sin seguir el procedimiento que establecen las leyes, eso no los va a salvar jurídicamente porque le repito, son más de 5 mil casos documentados de reclutamiento de niños.

L I. Todas las víctimas merecen el mayor respeto, pero los niños ocupan un lugar especialísimo en el universo de las víctimas. ¿No es lamentable que en La Habana los niños reclutados no hubieran tenido un espacio cuando se hizo la tal mesa de víctimas?

E F. Claro que hizo falta una visión y una mirada con enfoque de los niños. Tan hizo falta que acuérdese usted que los voceros de las Farc, descaradamente, decían que los niños que ellos tenían estaban en los campamentos por protección.

L I. Hablemos un poco de la coyuntura del Bienestar Familiar. ¿No le llama la atención que la actual directora Cristina Plazas no haya jugado un papel mucho más activo en el proceso de paz, reclamando que se reivindicaran los derechos de los niños reclutados y luchando por su desvinculación inmediata?

E F. El papel principal lo tienen que jugar los negociadores del gobierno, apoyados por un verdadero experto en infancia y conocedor de la magnitud del delito que significa el reclutamiento forzado de menores de edad. La responsabilidad no es sólo del ICBF.

L I. Usted fue, sin duda, la mejor directora del ICBF durante el gobierno del presidente Uribe. Propios y extraños han aplaudido los resultados de su gestión. ¿Cómo se explica entonces la persecución que se ha desatado en su contra?

E F. Creo que ha sido tal el deseo de deslegitimar al gobierno del presidente Uribe, que muchos hemos sido utilizados como un medio para tal fin. Son señalamientos que no corresponden a la realidad. En las mediciones que se hacen para evaluar la gestión, señalaron al ICBF como a la segunda institución más querida por los colombianos, solamente superada por el SENA.

Nuestra gestión logró que a diario se sirvieran casi 15 millones de raciones a los niños de todo el país.

L I. ¿A qué hora se politizó el Bienestar Familiar?

E F. En el gobierno del presidente Uribe, liderados por Juan Luis Londoño, se decidió que los directores regionales del ICBF serían seleccionados por meritocracia en un concurso público. Se escogieron a los mejores, en un proceso técnico y sólido.

Entre 2006 y 2011 yo mantuve esa metodología. A partir de 2012, cuando yo ya no estaba en el ICBF se delegó en los directores regionales contratación por grandes sumas de dinero, sin control alguno y eso hizo que la corrupción penetrara a la entidad.

L I. ¿Quién era el director del ICBF en 2012?

E F. Diego Molano. El delegó la contratación de los programas de primer infancia y de alimentación escolar en las regionales, sin el control que habíamos establecido en la dirección general. Nosotros hacíamos procesos licitatorios con prepliegos y pliegos. A partir de 2012, miles de millones de pesos fueron enviados a las regionales para que los directores hicieran contratos y adiciones por miles de millones.

L I. Hace usted un señalamiento muy delicado, teniendo en cuenta que Molano actualmente funge como concejal de Bogotá por el Centro Democrático.

E F. Esas fueron las acciones administrativas que hizo el doctor Molano. Más que hacer señalamientos, lo que quiero es precisar los esquemas administrativos que fueron cambiados en las administraciones que me sucedieron.

L I. Hay que recordarles a nuestros lectores que Diego Molano le entregó a dedo un millonario contrato a Natalia Springer para que hiciera un documento en el que se lee que las lluvias propiciaban el reclutamiento de menores por parte de la guerrilla.

E F. Cuando yo fui directora del ICBF, Natalia Springer fue a mi despacho a presentarme su modelo de investigación. Consideré que esa información no era necesaria y ese contrato era un gasto suntuario que nada nuevo nos aportaba.

L I. Volvamos, ya para terminar, al tema del reclutamiento de niños, dado que usted es una autoridad en materia de la defensa de los derechos de los menores de edad. ¿Cuando usted fue directora del ICBF, cuántos niños fueron desvinculados?

E F. Entre 1999 y 2011, aproximadamente hubo 5400 niños desvinculados de las filas de los grupos armados organizados al margen de la ley. El 60% estuvo en poder de las Farc. Casi todos entre los 16 y los 18 años, pero se documentaron casos de niños de 9 años reclutados.

 

@IrreverentesCol