El Tejemaneje

Santos, en vez de censurar a periodistas y de promover el matoneo contra ellos, debe responder por muchos asuntos pendientes.

La pena de Santos con los Noruegos

Aterrado y consternado se declaró el presidente Santos por cuenta de la pregunta que la valiente periodista de RCN, Karla Arcila le formuló en Oslo para efectos de que brindara su opinión frente a las denuncias que se han hecho en el sentido de que él compró el Nobel de Paz entregándole ricos yacimientos a la empresa estatal noruega de petróleo, Statoil. (Sobre este tema puede leer “La farsa”).

A Santos, como se dice popularmente, le angustia sobremanera el “qué dirán”. Su reacción frente a la periodista se dio por el pavor que lo embarga cada vez que alguien se atreve a poner en evidencia su naturaleza tramposa.

Arremetida contra la periodista

Además de la vulgar reacción del presidente Colombiano, merece todo el rechazo la arremetida que se ha desatado contra la periodista que, cumpliendo con su función esencial de preguntar e inquirir tuvo el coraje de preguntar por un asunto que ya está en las salas de redacción  de importantes medios de comunicación noruegos.

El presidente, acostumbrado a comprar complicidades en los medios de comunicación, lo ha sacado de casillas que existan periodistas y medios de comunicación que no se hayan dejado permear por la mermelada. Y ahora, más que nunca, tendrá que tener la valentía de enfrentar los muchos cuestionamientos que empezarán a surgir no sólo contra él sino contra los miembros de su familia por cuenta de intervenciones de ellos en asuntos propios del gobierno.

La primera pregunta

El presidente Santos debe responder porqué, días después de la adjudicación del Canal Uno, su altanero hijo Martín atendió en una casa en Miami –Coral Gables- una comida privada (en la que no había más de 6 personas), a la que asistió uno de los beneficiados de la cuestionada adjudicación en la que sólo hubo un proponente. ¿Habrá respuesta desde la Casa de Nariño?

Las otras preguntas

Así se mortifique mucho el doctor Santos, debe responder exactamente qué papel juega en su gobierno la señora Marilyn López Forero quien funge como asesora de comunicaciones pero en la práctica es una censora de prensa. De hecho, ha sido la persona que, por debajo de la mesa, ha promovido el matoneo y las descalificaciones de que ha sido víctima la periodista Karla Arcila. ¿López es funcionaria o contratista? ¿La señora Marilyn a quién le responde: a Juan Manuel Santos o a su antiguo socio, aliado y compañero de otras causas, el hoy embajador Juan Mesa Zuleta?

@IrreverentesCol

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *