La justicia respira en la nuca del santista Miguel Peñaloza y personas cercanas a él temen que Santos lo traicione.

La carta de Uribe sobre Martinelli

Trascendió una carta del expresidente Uribe dirigida al juez que lleva el caso de extradición del exmandatario panameño, Ricardo Martinelli quien se encuentra detenido en la ciudad de Miami.

Mentirosamente se ha dicho que en la carta, el presidente Uribe “aboga” por Martinelli, cuando el contenido de la misiva no deja espacio para las dudas o interpretaciones. En ella, Álvaro Uribe hace referencia al respaldo que él, como presidente de Colombia, recibió de Martinelli en su confrontación con el castrochavismo.

Así mismo, exaltó la cooperación de la Panamá gobernada por Martinelli en la lucha colombiana contra el terrorismo y el narcotráfico.

Carta transparente

No hay nada reprochable en la carta de Uribe, quien desde siempre ha repetido que los temas que él trata en privado, pueden ser sostenidos en público. El expresidente colombiano no se refiere al caso judicial que se adelanta contra Martinelli ni las razones por las que Panamá lo ha pedido en extradición.

A diferencia de Santos, que normalmente obra tras bambalinas, en la penumbra y a través de terceros, el presidente Uribe actúa de frente.

El caso de Miguel Peñaloza

Cada día aumentan los señalamientos contra Miguel Peñaloza, quien fuera ministro de Transporte de Juan Manuel Santos.

En distintas oportunidades se ha indicado que Peñaloza estaría vinculado con el caso de corrupción de Odebrecht, empresa que hizo rodar miles de millones de pesos para sobornar funcionarios con el fin de quedarse con importantes obras de infraestructura, particularmente la controvertida ruta del sol y su adición para la construcción de la carretera entre los municipios de Ocaña y Gamarra, adjudicación que se hizo a dedo en plena campaña reeleccionista de 2014.

Peñaloza, un santista de todas las horas

Cuando Juan Manuel Santos llegó a la presidencia de la República, hizo un cambio en el grupo de consejeros presidenciales que venían del gobierno de su antecesor, Álvaro Uribe Vélez, pero mantuvo a uno que fue definitivo para su victoria: Miguel Peñaloza, quien fungía como consejero para las regiones.

Peñaloza permaneció al lado de Santos en la Casa de Nariño hasta el día en que fue nombrado como ministro de Transporte, cargo en el que estuvo tres meses y medio, cuando se vio forzado a salir en medio de un escándalo de corrupción.

Siguió en el santismo

Después de su salida del ministerio de Transporte, Peñaloza continuó defendiendo al gobierno de Santos, primero participando activamente en la campaña reeleccionista de 2014, precisamente cuando Odebrecht hizo rodar ríos de dinero para sobornar congresistas y al gerente santista, Roberto Prieto.

Con ocasión del plebiscito de 2016, Peñaloza volvió a la escena como promotor del SÍ en distintas regiones del país, particularmente en el departamento de Cundinamarca, donde él posee distintos negocios como centros comerciales, supermercados, restaurantes y estaciones de gasolina.

A Peñaloza le correspondió, concretamente, coordinar toda la logística el día de la votación del plebiscito, lo que significó la articulación de toda la maquinaria en el día más importante de ese proceso.

¿Santos lo traicionará?

Ahora que la justicia respira en la nuca de Miguel Peñaloza y que es muy posible que en las próximas horas se resuelva su situación, personas cercanas al exministro de Transporte temen que el presidente Santos lo traicione y lo deje abandonado a su suerte.

Lo cierto es que Peñaloza es una de las personas que mejor conoce al presidente de la República y todos los intríngulis de la red de corrupción montada por este gobierno, a la que han llamado con el benigno nombre de mermelada.

@IrreverentesCol

Publicado: agosto 10 de 2017