Las declaraciones del presidente Uribe en una entrevista radial permiten entrever que ha marcado distancia de Zuluaga, por caso Odebrecht.

Los mensajes de Uribe

Gran revuelo interno en el uribismo y en particular en el partido Centro Democrático produjeron las declaraciones que el presidente Uribe concedió ayer a Julio Sánchez Cristo para la cadena internacional de emisoras La W Radio.

Álvaro Uribe se mostró implacable con cualquiera de sus colaboradores o copartidarios que haya recibido sobornos y se haya prestado para favorecer o perseguir a un determinado contratista. Habló con la soltura y tranquilidad de quien “no tiene rabo de paja” y con el énfasis de quien puede exigir que se diga la verdad porque él siempre la dice: “Lo que he dicho, en múltiples comunicados: quien hubiera recibido soborno de cualquier compañía, miembro de mi gobierno, para él pido la más drástica sanción penal; sobre eso no hay duda”, repitió en su reportaje.

Uribe, como quien no quiere la cosa,  le dio al ex candidato presidencial Oscar Iván Zuluaga una cátedra de manejo de crisis para enfrentar los escándalos que son recurrentes en todas las campañas políticas: “Ahora dicen que Odebrecht le pagó al señor Duda. Entonces, de manera clara y contundente hay que decirlo: por favor señor, dígale a las autoridades y a la opinión pública por qué Óscar Iván Zuluaga y el gerente de la campaña, los directivos de su campaña, no estaban informados de ese pago. Pero que eso fue absolutamente claro. Yo creo que de manera contundente hay que retarlo, a que el señor diga la verdad; que se sepa la verdad completa”.

Uribe desencantado

La declaración del ex presidente dejó entrever que hay cierto desencanto y frustración por el manejo de la candidatura presidencial por parte de OIZ y de su hijo David, quien fungió como gerente.  Uribe le dijo a Sánchez Cristo: “Usted sabe que yo soy es un trabajador político; yo anduve fue por el país. Con el señor Duda tuvimos dos o tres reuniones porque me iban a hacer cosas publicitarias a mí, apoyando al doctor Óscar Iván”.  Pero lo que más sorprendió al auditorio fue una queja que no se le había oído al ex presidente, aunque sí había sido ventilada aisladamente por el senador José Obdulio Gaviria en entrevista con LOS IRREVERENTES: “ Inclusive pasaba yo muy aburrido porque todo lo que decía Duda Mendoza era que se tenían que alejar de mí… que porque la gente decía que Óscar Iván era títere mío… Pasaba yo bastante aburrido. Entonces, lo que hacía es lo que hago: trabajar políticamente por el país”.

Un estratega socialista para una campaña de un partido de derecha

Muchos expertos y dirigentes políticos se han preguntado qué necesidad tenía Zuluaga de contratar -y con semejante costo-, un “estratega” sin vínculo con las realidades políticas y sin conocimiento del escenario particular y concreto que enfrentaba a Zuluaga con el presidente Santos, candidato a la reelección. El verdadero estratega de la campaña uribista debió ser siempre Uribe. Pero según se desprende de sus declaraciones a La W, Zuluaga decidió abandonar a su estratega y recorrer su propio y distinto camino.

Uribe no se fue por las ramas cuando el periodista le inquirió por el contrato multimillonario de Óscar Iván Zuluaga con Odebrecht. “ (lo que conozco) por esas publicaciones, es que el señor Duda al parecer es un contratista de Odebrecht, que le prestaba, que atendía muchas campañas en varios países. Ahora, ¿en qué me tengo que basar yo? Me tengo que basar en el contrato que se ha hecho público entre Óscar Iván Zuluaga y el señor Duda de Brasil y en los recibos de pago y en lo que Óscar Iván declaró de su campaña ante el Consejo Electoral. ¿Que hay otro pago? Entonces, lo que yo digo: rétenlo, contundentemente, y por eso lo dije ayer, a que se sepa toda la verdad. Que este señor diga por qué no le informó al doctor Óscar Iván Zuluaga y a David Zuluaga, su gerente, o a algún directivo de su campaña, de ese pago adicional. O que entonces diga que la campaña está mintiendo; pero que se sepa la verdad con toda contundencia, como hay que saberlo en todo esto”. 

Es decir, Uribe puso por encima del interés de la campaña de su pupilo, el respeto a la verdad y solo a la verdad. “Lo que yo he dicho es: cualquiera que haya cometido estos actos de corrupción tiene que irse a la cárcel, pero completico”. Y reclamó que sea por parejo: “A mí me parece que no es bueno un sesgo mediático; (una línea) que tienen algunos medios, por ejemplo: hay que preguntar por todas las campañas. Y me parece gravísimo lo del río Magdalena, lo del Banco Agrario y lo de las ex ministras Gina Parody y Cecilia Álvarez con un contrato que le agregaron a otro y que el agregado no cabía en el contrato principal. ¡Hombre…, 900 mil millones de pesos…!”.

(Mañana, las apreciaciones de Uribe sobre listas cerradas y listas abiertas para la elección de los congresistas).

@IrreverentesCol

Publicado: febrero 2 de 2017