El Tejemaneje

Gracias al NO en el plebiscito, el Centro Democrático ha encontrado el camino para subsanar y superar sus diferencias internas.                   

Nadie sabe para quién trabaja

Un parlamentario del Centro Democrático comentó a LOS IRREVERENTES que el dicho “nadie sabe para quién trabaja” nunca fue tan acertado como en el caso de la convocatoria por parte de Santos del “plebiscito para la refrendación del acuerdo final”. Santos terminó uniendo férreamente al Centro Democrático, nos dijo el congresista, y terminó uniendo también a muchos dirigentes de otros partidos alrededor del expresdiente Álvaro Uribe Vélez.

 

Resultados a la vista

Efectivamente, la campaña del plebiscito produjo estos resultados evidentes: 1) la discusión sobre abstención o voto por el NO generó, en el seno de la oposición, un interesante pulso argumentativo en el que no hubo ni vencedores ni vencidos, 2) Uribe se consolidó como el líder de la nación colombiana frente y contra la terna del liderazgo por el Sí, integrada por Timochenko, Santos y Cesar Gaviria. A ellos lo único que los une es el odio a Uribe. Él los ha derrotado a cada uno por separado y parecería estar hoy en condiciones de derrotarlos juntos, 3) Uribe puso al frente del NO a los tres precandidatos presidenciales, lo que dejó satisfechos a todos los sectores: a Iván Duque y Carlos Holmes Trujillo, con total seguridad y a Oscar Iván Zuluaga, por lo menos resignado.

 

Un NO con efectos positivos

La noche de la proclamación del NO también produjo otros gestos de férrea unidad interna. Alicia Arango, quien venía siendo mencionada tímidamente como directora única del Centro Democrático, comenzó a perfilarse en la práctica como la persona que une a todos los sectores, representados de alguna manera por las tres precandidaturas presidenciales. Sus palabras en la entrevista con LOS IRREVERENTES y sus declaraciones a Julio Sánchez Cristo, director de W Radio, generaron un plebiscito de apoyo desde las tres corrientes partidistas, representadas por Duque, Zuluaga y Trujillo.

Como consecuencia de esos gestos fraternales, a la dirección política provisional del Centro Democrático, según supimos, llegarán dos dirigentes que han mantenido un bajo perfil público pero son reconocidos como uribistas triple A: Alejandro Arbeláez y el doctor Fernando Alameda Alvarado, uno de los militantes más queridos por la base uribista. Ellos coordinarán las tareas trazadas por Uribe y por el triunvirato de directores del NO, Trujillo, Zuluaga y Duque. A la Secretaría Ejecutiva, con rango de plenipotenciaria del jefe natural del partido, el presidente Uribe, llegará la ex embajadora Arango. En la gerencia del NO estará el ex senador y ex candidato a la alcaldía de Medellín, Juan Carlos Vélez.

@IrreverentesCol

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *