Quienes tienen hoy, quienes tendrán mañana ….

Si se repasa la historia de Bolivia, se encuentra en ella una serie de períodos verdaderamente dramáticos, trágicos por momentos, donde ha corrido una que otra revolución socialista sangrienta. 

Según Mendoza: Vino la tragicomedia de octubre o la semana de los generales, vergonzosa desde todo punto de vista, donde circularon por Casa Grande toda clase de generales, políticos oportunistas, chanceros de turno, y los movimientos indígenas que en Bolivia tienen gran predominancia, mientras que Bolivia se desintegraba por dentro y por fuera (Ver, Anarquía y Caos, Mendoza,1973).

Por dentro, el país sufría las dramáticas consecuencias del desgobierno del caos que día a día se profundizaban más. 

Desde fuera se cernían las más graves amenazas de una conspiración a nivel internacional con el fin de poner a los emisarios de la antigua U.R.S.S. en el poder boliviano con el mismo lenguaje, con las mismas tácticas que sirvieron en Guatemala y en Cuba  y más tarde en Chile para llevar a Allende al poder, de tal forma que el mismo Fidel Castro envío a Bolivia a su amigo del alma, el Ché Guevara, con el fin de implementar el triunfo de la revolución en el altiplano boliviano, con tan mala fortuna que sería dado de baja el 9 de octubre de 1967 en la Higuera, en un operativo militar, siendo elevado a la categoría de mártir de la revolución. 

Ante el desgobierno que se vivía, el pueblo boliviano encontró en el general Obando – uno de los oportunistas estilo Roy Maquiavelo Barreras – una vía de escape. 

En su discurso de posesión diría: Convocamos, pues, a todo el pueblo de Bolivia para realizar una política exterior autónomalibre del imperialismo, con una política interna de independencia económicaprofundización de la reforma agraria, que construya las bases económicas de la liberación nacional.

Tras de cotudos, con paperas.

Así, las cosas, el suscrito ciudadano de a pie quisiera plantear que, ante las circunstancias y eventos que se vienen desenvolviendo durante los dos primeros meses del desgobierno del Petro caos, es perentorio hacer un acto de contrición  para expresar mi sentimiento de inconformidad por la forma y el fondo y la doble moral sobre el cómo están reaccionando los diferentes partidos políticos instalados en su Congreso de la República, con sus respectivas coronas de laurel, viviendo sabroso en medio del oráculo de los dioses, envueltos como un tamal en una egolatría mayoritaria, aprobando absolutamente todo lo que propone el desgobierno del Petro caos, sin ningún rubor, ni reato moral. 

Incluido en este decadente y amoral escenario a los medios de comunicación sumidos en una profunda crisis de ética periodística.

Tan solo dos años de desgobierno del general Obando bastaron para encauzar a Bolivia haca el socialismo en sus diferentes formas de lucha, del cual Bolivia nunca se ha podido salir para llegar al cocalero gobierno de Evo Morales. 

En menos de 20 días de desgobierno del Petro Caos se han presentado más de 86 invasiones sangrientas a predios agrícolas, llevando a una Colombia narcótica en la ONU y en el más allá.

La ministra de agricultura Dra. López, guarda silencio cómplice junto con el partido conservador colombiano.

Toda una tractomula llena de cocaína fue decomisada por la Policía.

¡Una tractomula! 

Los tiempos cambian, las estrategias y los objetivos siguen siendo los mismos. 

Nos están llevando rápidamente como borregos al cadalso. 

Es cuestión de tiempo, como decía el finado Raúl Reyes.

Puntilla: Mientras tanto, el mindefensa Velázquez se reúne con el padrino López, acusado de narcotráfico, más de U$ 10.000.000 de recompensa, y el partido conservador colombiano, en minúscula, ahí.

Publicado: septiembre 27 de 2022