El país que va a dejar Santos

Análisis de Camilo Rubiano Becerra

En el marco de la celebración del 7 de agosto y teniendo en cuenta que a partir de esta fecha inicia el último año de gobierno, el presidente Santos le dio una entrevista a Yamid Amat, donde describió el país que le va a dejar a su sucesor.

Lejos de la realidad, el presidente habló de supuestos avances en infraestructura, en la lucha contra la pobreza y lo principal, fue decirle al periodista, que ante todo iba a dejar un país sin Farc.

Pues presidente Santos, comencemos por lo primero, el Índice Global de Competitividad, en el tema de infraestructura, Colombia ocupa el puesto 84 dentro de 138 países. En calidad de infraestructura, el país ocupa el puesto 99 por debajo de México, Perú, Chile, Brasil y Argentina. Específicamente en calidad de carreteras ocupamos el puesto 120 de 138. Así las cosas, contrario a lo señalado por usted el país se encuentra en una situación bastante complicada en esta materia.

Respecto a la lucha contra la pobreza, Santos miente o sus asesores no le muestran las cifras que son. Según el Dane, en el año 2016 la pobreza aumentó un punto porcentual respecto al año 2015, ubicándose en el 28% y la pobreza extrema pasó de 7.9 al 8.5%. En palabras sencillas, en el país hoy existen 13 millones de colombianos en la pobreza y 4 millones en la extrema pobreza. Cifras que son distantes a las dichas por el primer mandatario en su entrevista.

Adicionalmente, el Presidente señaló enfáticamente, que deja un país sin Farc. Puede ser que el grupo deje de llamarse Farc para convertirse, por un lado, en un partido político y por otro el brazo armado que continúa, bajo la denominación de “disidencia”.

Aquel brazo armado será el que va a administrarle el negocio del narcotráfico a los cabecillas que estarán en el Congreso y es que si durante las negociaciones con este grupo terrorista, los cultivos de coca según la ONU se triplicaron llegando a casi 150.000 hectáreas el año pasado, no quiero imaginar cuando estos señores tengan algo de poder político en esos territorios del país.

Así mismo presidente, en el país sin Farc del que habla, la extorsión aumentó un 263%, pasando de 1352 casos de extorsión en el año 2010 a 4.903 en el 2016, datos que fueron publicados por su propio ministro de Defensa.

Como consecuencia de estos problemas, la Inversión Extranjera Directa cayó cerca del 56%, algo que ayuda a que el país no levante cabeza en materia económica, razón por la cual, las expectativas de crecimiento de este año para algunos será del 1.5%, cifra que el ministro Cárdenas se resiste a aceptar.

Como conclusión presidente Santos,  hay que ser sincero y decir las cosas como son. Usted lo que le va a dejar a su sucesor, es un país  bastante rezagado, con un crecimiento bastante lánguido, una altísima deuda externa que ya pesa cerca del 54% del PIB y un campo donde los únicos cultivos que crecieron fueron los ilícitos, cultivos que patrocinaran los gastos del brazo político de esas Farc que por ahora no se acabarán.

@camilorubianobe

Publicado: agosto 8 de 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *