Imágenes exclusivas del acto político organizado por Ñoño Elías en Córdoba en el que Roberto Prieto conoció a Otto Bula.  

Como regla general, los gerentes de las campañas presidenciales se encargan de administrar los recursos económicos, humanos y técnicos, mientras que los jefes de debate se concentran en los asuntos puramente electorales.

De hecho, en la ley 996 de 2005, norma que fija la reglamentación para la elección del presidente de la República, se indica, a través del artículo 16, cuál es el papel de los gerentes de las campañas presidenciales.

“El candidato presidencial deberá designar un gerente de campaña, encargado de adminsitrar todos los recursos de la campaña. El gerente de la campaña será el responsable de todas las actividades propias de la financiación de la campaña política, y de los gastos de la misma…El gerente de campaña será el representante oficial de la campaña presidencial ante el Consejo Nacional Electoral para todos los efectos relacionados con la campaña política y la posterior presentación de informes, cuentas de reposición de los gastos de la campaña…”, se lee en la ley mencionada.

La norma no permite que los gerentes de las campañas se inmiscuyan en asuntos electorales o proselitistas, pues aquello no tiene ninguna relación directa con los asuntos administrativos.

A raíz del escándalo de Odebrecht, el cuestionado gerente de las campañas de Juan Manuel Santos,  Roberto Prieto ha tratado de explicar sus vínculos con el senador Bernardo Ñoño Elías. En una entrevista radial concedida hace unos meses, Prieto se refirió al legislador cordobés asegurando que “tengo una gran relación con Ñoño Elías. Hice campaña con Ñoño Elías porque era un senador de la República”.

Cuando se le preguntó por sus vínculos con Otto Nicolás Bula Bula, Prieto en principio negó conocerlo, aseverando que “no me he tomado ni un tinto con él” pero más adelante refrescó su memoria y reconoció que “recuerdo que coincidí con él [Otto Bula] en una reunión política”.

La reunión política a la que hace referencia Roberto Prieto tuvo lugar en el departamento de Córdoba a comienzos de mayo de 2014, a pocas semanas de la primera vuelta presidencial.

A dicho acto, que se llevó a cabo en un restaurante con capacidad para 150 personas, asistieron el exministro Sergio Diazgranados, que en la época se desempeñaba como director del partido de La U y Roberto Prieto, gerente de la campaña santista.

Lo curioso es que aquella reunión política se dio pocas semanas después de que la agencia nacional de infraestructura, ANI, aprobara el otrosí que dio vía libre a la adición de $900 mil millones de pesos para que Odebrecht construyera la carretera entre Ocaña y Gamarra.

De acuerdo con la información que posee la fiscalía general de la nación, los dineros que Odebrecht le entregó a los congresistas involucrados en la trama de corrupción fueron pactados en plena campaña política de 2014.

Las imágenes que le fueron entregadas a LOS IRREVERENTES ponen en evidencia la cercanía entre el gerente de la campaña santista, Roberto Prieto y el Ñoño Elías, ambos involucrados en el escándalo de Odebrecht.

Prieto tendrá que explicar a los investigadores porqué se desprendió de sus funciones gerenciales para asistir a un acto en Montería convocado por el senador Ñoño Elías, dado que su función en la campaña no era la de conseguir votos, sino administrar los recursos de la misma.

Otro interrogante que se hacen los investigadores es si en ese acto en el que un exultante Roberto Prieto, con gesto de triunfador le levantó el brazo al Ñoño,  se acordó el pago del famoso millón de dólares que Bula le entregó en un maletín al calanchín del gerente de Prieto, Andrés Giraldo.

@IrreverentesCol

Publicado: julio 31 de 2017