El investigador de Pretelt

Esta semana tuvo lugar una audiencia en el Senado de la República a la que fue convocado el representante a la Cámara Julián Bedoya quien fue el investigador del magistrado Jorge Pretelt en el juicio político que se le adelanta por el supuesto soborno que le solicitó a Fidupetrol para votar a favor una tutela presentada por dicha empresa.

Causó desconcierto en los legisladores la pobreza argumentativa y jurídica de Bedoya quien se esperaba realizara una intervención sustentada en pruebas, evidencias y hechos jurídicos. A cambio de eso, el congresista antioqueño aprovechó el espacio para pronunciar un discurso cuyo tono fue más apropiado para una plaza pública que para un escenario en el que se lleva a cabo un juicio.

Uno de los congresistas que estuvo en la sesión, muy molesto, le dijo a Los Irreverentes que “el representante Bedoya se confundió de escenario. Ese señor olvidó que estaba en un proceso judicial y no en el parque principal de Río Negro”.

El pasado de Bedoya

Corría el año 2000 y el entonces alférez de la policía Julián Bedoya fue llamado a la oficina del comandante de la escuela de cadetes “General Santander”. El motivo: existían pruebas suficientes de que Bedoya era el responsable del robo de una pistola marca Pietro Beretta calibre 9mm que le pertenecía a la policía de Colombia.

El arma fue sustraída por el precoz aspirante a oficial del armerillo adjunto al polígono en el que los estudiantes hacían sus prácticas de tiro. De acuerdo con la investigación interna que adelantaron los directivos de la escuela de cadetes, Bedoya escondió la pistola en la cisterna de uno de los baños, a la espera de tener la oportunidad de sacarla para posteriormente venderla en el mercado negro.

Con preocupación, los superiores de Bedoya, que en 15 días ascendería a subteniente, tomaron la decisión de expulsarlo fulminantemente de la escuela. No podían permitirse que la institución sacara a las calles de Colombia a un oficial claramente corrupto que violaría todos los códigos de conducta.

Ceremonia en la que Bedoya no fue ascendido a subteniente de la policía, por haber sido expulsado luego de robarse una pistola.

Bedoya regresó a su natal Medellín a buscar protección en los cuarteles políticos del dirigente César Pérez García, condenado a 30 años de cárcel por haber sido el determinador de la masacre de Segovia, Antioquia, en la que murieron 43 campesinos que estaban en total estado de indefensión.

Bajo la tutela de Pérez García, Bedoya empezó a dar sus primeros pasos en la política liberal antioqueña. Su padrino lo proyectó de tal manera que cuestión de meses logró convertirlo en diputado a la Asamblea de su departamento.

Posesionado en la duma de Antioquia, Bedoya se matriculó en la facultad de derecho de la universidad de Medellín, claustro académico en el que cursó 3 semestres; la matrícula le fue cancelada por su bajo rendimiento académico.

Con Pérez en la cárcel cumpliendo su condena, Bedoya se apropió de buena parte de su caudal político y presentó su nombre en las elecciones de 2014. Con el respaldo de 33.624 ciudadanos, llegó a la Cámara de Representantes.

Bedoya y su padrino político, el dirigente antioqueño César Pérez García,

condenado por haber ordenado la masacre de Segovia.

Antes de posesionarse, presentó en el Congreso una hoja de vida donde escribió que era abogado egresado de la universidad de Medellín, lo cual es totalmente falso. La propia universidad ha certificado que él fue estudiante, pero que no se graduó de allí, razón por la que miente cuando se presenta formalmente como profesional del derecho.

Y su carencia de fundamentos como jurista se notó ampliamente en la sesión que tuvo lugar esta semana en el Senado de la República. Los congresistas vieron a un acusador que no sabía utilizar lo más comunes conceptos del derecho. Así mismo, les llamó la atención que el parlamentario haya tenido que buscar ayuda del vicefiscal Jorge Perdomo, quien se presentó al Senado con un paquete de supuestas pruebas contra Pretelt a fin de ayudarle a un Bedoya que en su intervención dejó claro que acusó a Pretelt sin tener una sola prueba en su contra, tal y como él mismo ha reconocido.

@IrreverentesCol

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *