Las elecciones de ayer dejaron dos claros ganadores: Gustavo Petro y Federico Gutiérrez. Sin duda, Fico es el hombre que debe enfrentar a Petro y asegurar que Colombia siga transitando por caminos democráticos como lo ha hecho durante décadas logrando avances inocultables.

Si queremos conservar nuestra democracia y nuestra libertad es preciso derrotar a Petro para impedir que este llegue a la primera magistratura del Estado y logre cambiar el sistema de gobierno y eternizarse en el poder para implementar sus planes: el salto al vacío de una aventura comunista.

Y, como no es momento de juegos, es necesario que Óscar Iván Zuluaga decline de inmediato a su candidatura y se adhiera a la campaña de Fico acompañado de todo el Centro Democrático y el uribismo porque no podemos quedarnos como simples espectadores con el riesgo de que Petro gane en primera vuelta.

Hay que hacer también un llamado a Rodolfo Hernández a que se sume a la campaña del exalcalde de Medellín, y a Ingrid Betancur, en el entendido de que no querrá que alguien tan cercano a sus captores llegue al poder. 

Quisiera uno creer que Sergio Fajardo también podría hacer parte de una gran coalición contra el comunismo, pero el tibio viene enfilando sus ataques contra el actual gobierno y todo lo que huela a uribismo. En general, la coalición Centro Esperanza es de la entraña santista y, como tal, es más factible que se alinee con Petro y no con otra fuerza.

Por otra parte, el magnífico resultado de Federico entierra la posibilidad de que Vargas Lleras lance su candidatura. Ese es otro que debe cerrar filas en torno a Fico. 

Enhorabuena, el Pacto Histórico de Petro no alcanzó tantos escaños en Senado y Cámara como algunos pensaban y no tendrá mayorías para hacer y deshacer como le venga en gana, a menos que los congresistas de otros partidos se le vendan por mermelada, lo cual no sería tampoco una gran sorpresa para nadie.

Lamentablemente, el Centro Democrático cedió mucho terreno en el Congreso, perdiendo cinco curules en el Senado y 16 en la Cámara, pasando de ser la primera fuerza a la quinta. Sin duda, la sucia estrategia de Iván Cepeda y la Corte Suprema, encaminada a forzar la renuncia de Álvaro Uribe Vélez y alejarlo de la política electoral, dio sus frutos. 

Por fortuna, ahora tenemos una alternativa que no tiene rabo de paja y se puede arrimar a cualquier candela, el preciso para enfrentar a un criminal como Petro. Un hombre inteligente y honesto que tiene realizaciones para mostrar, que ya ha demostrado sus capacidades. Federico Gutiérrez es el hombre, y no hay tiempo qué esperar, no es momento de dudas. La campaña empieza hoy.

@SaulHernandezB

Publicado: marzo 15 de 2022