El hombre de los mandados

El almirante Álvaro Echandía siempre fue un oficial controvertido. Desde su ingreso a la Escuela de cadetes Almirante Padilla dio muestras de su inteligencia, pero también de su falta de escrúpulos. Aunque había ascendido vertiginosamente, su suerte cambió con la llegada de Juan Manuel Santos al ministerio de Defensa en 2006.

En ese momento, el oficial se convirtió en el hombre de confianza del hoy presidente de Colombia, llegando al extremo de intrigar para que él fuera designado por el presidente Uribe como comandante de las Fuerzas Militares.

Durante los más de 3 años que Santos estuvo en el ministerio de defensa, Echandía era la persona con más poder dentro de las Fuerzas Militares dada la confianza que Santos depositaba en él. Con el paso de los días tejieron una sólida amistad que se mantiene hasta hoy.

Mucho se especula frente a la causa que motivó el montaje que Juan Manuel Santos ordenó hacer contra el almirante Gabriel Arango Bacci y por el que estuvo cerca de dos años privado de la libertad. Hay quienes aseguran que el mismo se originó por un lío de faldas en el que estaría involucrada una persona de la familia de Santos. Lo cierto es que por cuenta de unas pruebas prefabricadas y debidamente filtradas por el almirante Echandía la carrera y el honor de Arango Bacci quedaron por el suelo. El oficial, que recuperó la libertad en 2009, continúa asumiendo las consecuencias de la villanía orquestada en su contra: el gobierno de los Estados Unidos lo considera una persona indeseable, razón por la que le canceló su visa para viajar a ese país.

Al revisar detalladamente el modus operandi utilizado en el caso de Arango Bacci y en el de la campaña presidencial del Centro Democrático en 2014, se encuentran detalles que son similares y que delatan la “firma” criminal del hoy director de la Dirección Nacional de Inteligencia –DNI-, almirante Álvaro Echandía. (Puede leer: “Así filtró Perdomo el video del hacker”).

Siendo comandante de inteligencia de la Armada Nacional, Echandía pidió cita a la oficina de Francisco Santos quien para la época, 2007, era el vicepresidente de la República. Allí, explayó una carpeta cargada de pruebas que incriminaban a Arango Bacci como cómplice de una banda dedicada al tráfico de estupefacientes. De acuerdo con Francisco Santos, Echandía le solicitó que saliera públicamente a respaldar esa investigación cosa que hizo el vicepresidente quien creyó ciegamente en los documentos que le estaba poniendo ante sus ojos el alto oficial.

Aquello desembocó en una orden de captura y un proceso penal tortuoso en la Corte Suprema de Justicia. Al cabo de 18 meses, se estableció que Arango era inocente y que todas y cada una de las pruebas allegadas por Echandía eran totalmente falsas, razón por la que se dio orden de investigarlo tanto a él como al hoy presidente y Nobel de Paz Juan Manuel Santos. Como era de suponer, el gobierno de Santos se encargó de que dicha investigación jamás se llevara a cabo.

¿Por qué Santos le ordenó a Echandía hacer el montaje contra Arango, cuál era el motivo por el que quiso destruir su vida?

El procedimiento en aquella oportunidad fue idéntico al que se empleó antes de la primera vuelta presidencial en 2014 en la que Zuluaga, el candidato del Centro Democrático, aparecía en las encuestas por encima de Santos. A las carreras, Echandía recurrió a un viejo colaborador de la DNI el hacker español Rafael Revert para que iniciara todo el proceso que desembocó en el escándalo que todo el país conoció y que, por el pésimo manejo que Zuluaga le dio a la crisis, terminó facilitando la reelección de Juan Manuel Santos.

La amistad que en 2006 se construyó entre Santos y Echandía, hoy por hoy es una sociedad de cómplices. Santos protege al almirante que se ha convertido en el hombre que le hace todos mandados y que articula todas sus triquiñuelas mientras que Echandía le cuida la espalda de todos los peligros en que pueda encontrarse.

Por eso, Santos seguirá cuidando a Echandía a capa y espada. Sabe que si él cae en desgracia o se siente abandonado hablará y contará absolutamente todos los secretos y órdenes que le ha impartido quien hoy posa ante el mundo como un impoluto Nobel de Paz.

@IrreverentesCol

2 thoughts on “El hombre de los mandados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *