Por esas cosas del olvido al que hemos sometido a nuestros héroes, Manuel Juan Rodríguez Torices y Quiroz ha sido el gran olvidado de la historia nacional. Es tanto que un colegio que lleva su nombre lo lleva mal puesto: José Manuel Rodríguez Torices. 

Es poco lo que sabemos de este héroe, fusilado por Pablo Morillo por atreverse a firmar el 11 de noviembre de 1811, un acta de independencia, (no como la del 20 de julio de 1810, donde los bogotanos siguen proclamado a Fernando VII como su amado Rey), sino la de un puñado de valientes, donde proclaman derramar hasta la última gota de sangre si es necesario con tal de independizarse. 

Manuel, a quien Bolívar llamo “El Salvador de Cartagena”, de quien dijo: “he recibido el mandato de Rodríguez Torices de salvar a la Nueva Granada, y así lo haré”. Manuel, con Pantaleón German Ribón y otros, diseñaron para Bolívar lo que se llamó “la Campaña Admirable”. 

Pero todo ha sido olvidado y este artículo que intenta rescatar su memoria, parte de una reseña publicada en El Universal, escrita por Gustavo Tatis, la que llamo “3 presidentes cartageneros”, donde exalta a Rodríguez, a Juan José Nieto y Rafael Núñez Moledo.

En el artículo hay un versículo que dice: “su hazaña ha quedado en la penumbra”, lo que motivo al historiador Andrés Rodríguez Pizarro a enviarme una carta para hacerle llegar a su director y al periodista su gratificación por sacar del olvido a nuestro tío tatarabuelo Manuel, hermano mayor de nuestro tatarabuelo Antonio Francisco Rodríguez Torices y Quiroz, quien caso con Josefa Bustillo, de donde vienen Polearco (padre de los Rodríguez Diago, bisabuelo de Andrés),Focion (padre de mi bisabuelo Arturo Rodríguez) y Librada Rodríguez (madre de los Rodríguez Pareja). Y de poner en conocimiento que ha escrito 700 páginas, en una investigación que lleva 10 años, que se encuentra en una editorial para ser publicada antes de que acabe el año 2022.

Pero uno se pregunta porque unos son exaltados y otros olvidados. Fernández de Madrid, su amigo, con quien redactaron la constitución de 1812 y publicaban el periódico revolucionario: “El Argos Americano” se salvó de ser fusilado y su memoria ha sido exaltada con una estatua de cuerpo entero, mientras Manuel huye de la persecución de Morillo, intentado subirse en el barco de su amigo el héroe de Argentina, Almirante Guillermo Brown, quien quedo en recogerlo para sacarlo de la región junto con José Ma. Dávila, el Conde Valencia (tatarabuelo de Paloma), Camilo Torres, Francisco José Caldas, pero son apresados en la finca de este cerca de Popayán.

Pero cuál será el motivo del olvido. Dice el historiador que la historia, con el respeto de nuestros historiadores locales ha sido escrita por los bogotanos. Que muchos apellidos fueron anulados porque sabían a España, y porque Rodríguez es un apellido común que se pierde en el anonimato a pesar que todos querían llevarlo, tanto que hay un libro que se llama “La importancia de llamarse Rodríguez”.

@GabrielTorices

Publicado: junio 2 de 2022