No es una broma de mal gusto. Es cierto. El gobierno, a través de uno de sus parlamentarios aliados, ordenó convocar a los cabecillas de la organización delincuencial llamada ‘Primera Línea’ a la discusión sobre las reformas al ESMAD.

Además de absurdo es una afrenta a la policía y a la ciudadanía en general. 

La ‘Primera Línea’ atentó contra el orden público y propició la muerte de muchísimas personas durante la jornada de paro violento que estimuló Gustavo Petro. Esa estructura es la responsable de los bloqueos que, entre otras monstruosidades, cobró la vida de un bebé que iba en una ambulancia. 

Policías asesinados, centros clandestinos para torturar, uso de explosivos, entre otros crímenes. A eso se dedicaba la cacareada ‘Primera Línea’, grupo que gozó del respaldo y la financiación del senador estrella del socialcomunismo Gustavo Bolívar.

La demencial convocatoria salió del presidente de la Cámara David Racero. Increíblemente el arrodillado director de la Policía -¿Enchufado?- general Henry Sanabria se prestó, traicionando y escupiendo a la cara de todos los integrantes de la institución que él lidera, para reunirse con los encapuchados que llenaron de terror a Colombia para “discutir” con ellos los cambios que Petro prometió en campaña hacerle al ESMAD. 

El diablo haciendo hostias. El gobierno, en menos de un mes, no ha perdido oportunidad para maltratar, ofender y pisotear la dignidad de los miembros de la Fuerza Pública. Petro llegó con ánimo revanchista; a ajustar cuentas. Pareciera que el presidente de Colombia, 30 años después de la desmovilización de la banda narcoterrorista M-19, estuviera en plan de sellar ese capítulo derrotando a las fuerzas del orden a través de decisiones políticas que demuelen el honor de quienes cumplen con el deber de proteger la vida, honra y bienes de la ciudadanía. 

En la milicia existe la norma que indica que, antes de cumplir con una orden, el uniformado debe esclarecer que la misma sea clara, precisa, concisa, lógica y oportuna. Ni lógica ni oportuna la instrucción de sentar al director de la Policía Nacional con una caterva de facinerosos de la peor laya a discutir los cambios que se le aplicarán al escuadrón que hizo frente a uno de los peores desafíos que ha sufrido la democracia en los últimos años. 

@IrreverentesCol

Publicado: septiembre 1 de 2022