El brazo armado del petrismo

La extrema izquierda lleva meses presentando a los integrantes de la denominada ‘Primera Línea’ como jóvenes insatisfechos que salieron a las calles a protestar por la situación nacional. El país pudo registrar que en realidad se trató de una acción violenta emprendida por una estructura delincuencial que llena todas las condiciones para ser catalogada como grupo terrorista. 

La lúcida investigación periodística del programa Los Informantes del ‘Canal Caracol’ puso en evidencia que se trata de una organización divinamente financiada, con estructura de mando y planes criminales perfectamente articulados. 

La justicia, luego de una rigurosa investigación, tiene en su poder todas las pruebas que confirman el nivel de sadismo del grupo que en su momento fue defendido y financiado por el hombre fuerte del petrismo, el senador Gustavo Bolívar. 

A comienzos de este año, el candidato socialcomunista Gustavo Petro aseguró que indultaría a los miembros de esa peligrosa estructura, alegando que han sido “injustamente perseguidos por simplemente manifestarse”. Para Petro, los miembros de la ‘Primera Línea’ son unos arcángeles pero para las autoridades se trata de una asociación dedicada a la comisión de delitos, entre ellos la tortura, práctica proscrita por el derecho internacional, razón por la que es considerada como un crimen de lesa humanidad motivo por el que quienes hayan estado incursos en la misma no pueden ser favorecidos con indultos o amnistías como propone el señor Petro Urrego.

En la investigación periodística, adelantada por la reconocida Nena Arrázola, los cabecillas del grupo torturaron a dos personas que creían pertenecientes de la Fuerza Pública.

El modus operandi fue develado. Los actos de vandalismo se planifican y las ordenes de acción se distribuyen a través de redes sociales. Concomitantemente, el senador Gustavo Bolívar, mientras la bandola incendiaba el país, se encargaba de recolectar fondos con el fin de adquirir pertrechos con el cuento de que a los “jóvenes les están sacando los ojos”, afirmación estrambóticamente temeraria pero que caló en muchísimos sectores. 

No hay muchas ‘Primera Línea’. Se trata de la misma organización con presencia en distintos puntos de la geografía nacional. Su propósito es el mismo: poner en jaque a la sociedad colombiana a través de la violencia. 

El ‘Pacto Histórico’ se ha encargado de proteger y de alentar a la ‘Primera Línea’. Ahora, cuando el país conoce las pruebas del alcance terrorista de la organización, a Petro le será muy difícil desmarcarse. Abundan las referencias elogiosas de él y los suyos hacia ese grupo de sanguinarios. 

¿Esa es la “potencia mundial de la vida” que propone Petro, valiéndose de una letal banda de torturadores? Que nadie se llame a engaños. Así como en su albores el partido Nazi tuvo su brazo armado -las SA-, el ‘Pacto Histórico’ tiene en la ‘Primera Línea’ una estructura violenta que se encarga de llenar de terror a la ciudadanía. 

Petristas de todas las pelambres han respaldado desbordadamente a los criminales de la ‘Primera Línea’. Uno de ellos, un alevoso sujeto de apellido Villanueva, fue integrado a la página web santista ‘Cambio’ en calidad de columnista. ¿Sabrá el benefactor de ese portal, el exalcalde de Cali Maurice Armitage de las andanzas del pérfido articulista? 

Incontrovertiblemente, la ‘Primera Línea’ debe ser enfrentada con la fuerza legítima del Estado con el fin de llevar a sus integrantes, auspiciadores, promotores y defensores en los medios de comunicación ante las autoridades judiciales. Urge que la Fuerza Pública desarticule el brazo armado que está al servicio de la causa de Gustavo Petro. 

@IrreverentesCol

Publicado: abril 5 de 2022

2 comentarios en «El brazo armado del petrismo»

Los comentarios están cerrados.