De locomotora a carretilla minero energética

Análisis de Camilo Rubiano Becerra

El Presidente Santos, al inicio de su gobierno, les dijo a los colombianos que existirían 5 locomotoras que iban a jalonar la economía del país. Entre esas, se encontraba la locomotora minero-energética, con la cual el país iba a lograr más desarrollo, más empleo y mayor crecimiento. Hoy, esa locomotora parece mas una carretilla vieja, que refleja la compleja situación por la que atraviesa el sector minero-energético, donde sus cifras son preocupantes. En los seis años que lleva este gobierno, han pasado 7 ministros por la cartera de Minas y Energías, poniendo a la luz la poca importancia que la minería representa para este gobierno y que hace inaplicable cualquier política pública que ayude al sector.

Como consecuencia, el sector atraviesa una compleja situación, por ejemplo en la actividad petrolera las exportaciones han caído un 50% respecto al 2015, la inversión extranjera directa ha disminuido en un 30% y de los 450 pozos que tenía proyectado el gobierno desarrollar, sólo este año se están desarrollando 40. La sísmica cayo en un 72%, las reservas en los últimos 2 años se ha bajado en un 15% y la crisis ya ha dejado a más de 60000 colombianos sin trabajo. Claro que la caída del precio del petróleo tiene gran culpa de esto, pero también el gobierno es responsable de esta grave situación. No es posible desarrollar políticas que ayuden al sector cuando por la Agencia Nacional de Hidrocarburos encargada de estos temas, han pasado 5 directores en 6 años. Adicionalmente, la acción de Ecopetrol ha perdido un 50% de su valor, esto debido a que la administración ha sido supremamente irresponsable y les ha tocado vender activos importantes para no perder el grado de inversión.

Algo parecido ocurre con la minería colombiana, el país tiene un potencial inmenso, esta actividad representa el 2% del PIB, pero francamente es imposible desarrollar políticas adecuadas, cuando por la Agencia Nacional Minera han pasado 8 directores en 6 años,  lo que demuestra la improvisación y falta de compromiso que tiene el gobierno nacional. En efecto, las cifras no son nada alentadoras. La producción este año ha caído un 3%, las exportaciones un 31% y la inversión extranjera directa un 66%. De ahí que 150 municipios del interior del país, donde la producción de carbón se da a menor escala, se encuentran en una delicada situación, algo totalmente preocupante ya que, indiscutiblemente la minería es fundamental para el país, dado que representa el 11% de lo que demanda el sector de la construcción.

Por otro lado, el sector eléctrico del país también esta pasando un mal momento, este año estuvimos ad portas de un apagón provocado por un fenómeno del niño fuerte y una irresponsabilidad del gobierno, esta situación puso al descubierto los malos manejos que se estaban dando con los casi 8 mil millones de pesos que los colombianos habíamos pagado en el a cargo de confiabilidad, para que siempre hubiera oferta en firme de energía. De nuevo, el gobierno nacional se quedó corto en su actuar. Venezuela nos sigue incumpliendo con la obligación de darnos gas, situación que tiene en un déficit del 30% a la costa del país. Lo peor del caso es que hace unos días, los colombianos nos despertamos con la noticia de un posible apagón en los departamentos de la costa caribe, que afectaría a 2.5 millones de usuarios causado porque Electricaribe le debía 27 mil millones de pesos a la administradora del mercado energético del país XM, situación que no es nueva, que lleva mas de dos años y a la que el gobierno no le ha puesto atención.

Como resultado, tenemos un sector minero-energético en crisis y sin luces de mejorar, donde sus funcionarios parecen una chispita mariposa, quieren brillar mucho pero se extinguen rápido. Por lo tanto, esta situación de improvisación e irresponsabilidad, además de poner en riesgo la seguridad económica del país ya que está basada en la seguridad eléctrica, reafirma que de la locomotora solo queda una carretilla.

@camilorubianobe

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *