Usted se define de derecha, izquierda o de centro, fue una de las preguntas que hizo INVAMER GALUP en su última encuesta donde aparece Petro caos como virtual ganador de las próximas elecciones para el 2022.

Para la sorpresa, la respuesta fue que la mayoría de los colombianos, as, nos definimos de derecha. 

De tal forma que, si se produce el resultado final, fatal, que Petro caos sea el presidente que reemplace a Duque, sería incoherente: ¿Por qué se produciría ese resultado si la mayoría de los colombianos nos consideramos de derecha?

¿De derecha? Le preguntaron a un candidato a la presidencia francés a quien se le acuña la famosa frase que nuestros ciudadanos quieren ser gobernados al centro. 

¿Al centro de qué? Le preguntaron los periodistas en la rueda de prensa. 

Al centro de la izquierda, contestó. Au centre de la guache, dijo.

Y, yo me quedé pensando: ¿Qué fue lo que quiso decir?

Esa entrevista, fue a François Mitterrand, socialista, cuando se encontraba en plena campaña contra Jaques Chirac, de derecha. 

Cómo debe masticarse, digerirse, esa respuesta de Mitterrand: Al centro de la izquierda.  

Los términos de derecha e izquierda dentro del espectro político aparecieron cuando una vez derrocado y degollado el rey durante la sangrienta revolución francesa, no hay una sola revolución que no haya sido sangrienta, el presidente de la Asamblea Nacional en ese entonces les preguntó a los sobrevivientes de la Guillotine: quiénes quieren estar a la derecha, en representación del rey, quiénes a la izquierda. 

Así, fue.

No es que haya sido una respuesta a una doctrina política, como tal. 

No, es menester recordar qué les pasó a quienes se ubicaron a la derecha porque la Guillotine estaba en el centro de la plaza. 

Es preciso anotar que al día de hoy no se tiene claridad sobre lo que debería ser una doctrina política de derecha o de izquierda, junto con un modelo económico.

Si, nos detenemos con atención a analizar cuál es modelo económico o político que proponen las diferentes coaliciones que se presentan en la actualidad para las próximas elecciones del 2022 ninguna de ellas tiene una doctrina política, ni modelo económico, claramente definida. 

Todos los integrantes de dichas coaliciones se consideran de centro. 

Al centro de qué, como preguntaba Mitterrand. 

¿Cómo se puede definir una doctrina de centro? 

Porque una definición podría ser: nada más extremo que un centro. 

De paso, qué significa ser libertario.

Los centristas no pueden definirse claramente sobre los temas. 

Siempre tienen un pero, por ejemplo.

Cuando ustedes escuchan al presidente Duque, uno de los problemas que tuvo es que siempre le puso un pero a sus declaraciones. 

En el otro campo, está la derecha, la mal llamada derecha, yo, la llamo la derecha cobarde, quien por lo general en los últimos tiempos suele estar muda, callada, resignada a no defender su doctrina como debe ser. 

Según Benoist: La derecha, ha perdido su capacidad de defenderse ante los embates del centro izquierda que nos quiere dominar con su tiranía igualitaria (Ver Benoist 1979). 

A pesar de lo anterior, sigue siendo pasiva, humillada, como la Cabal, y por momentos pasa indiferente como lo es el Partido Conservador colombiano, el único partido con doctrina política conservadora, si lo quisiera, de verdad existente en Colombia, a la fecha. 

Siempre suelen preguntarme: Profesor Rafael, ¿usted es uribista de derecha? 

Uribista de derecha es redundancia, les contesto.

No, yo lo que soy es conservador, un buen conservador.

Precisamente, Petro va ganando porque nadie tiene la valentía y el coraje de defender los valores conservadores como deben ser. 

Puntilla: ¿Alguien me puede explicar cómo es que el inefable Roy Barreras entrega un millón de firmas sin mayores explicaciones y al día siguiente se baja del bus de la presidencia?

Rafael Gómez Martínez

Publicado: diciembre 14 de 2021