Dandi timador

Hace algunos años, el país se estremeció cuando la Contraloría General de la Nación inició un juicio fiscal contra un grupo de floricultores que se hicieron a más de 38 mil millones de pesos en créditos otorgados por el Banco Agrario y que utilizaron dicho dinero para actividades distintas al cultivo de flores como la financiación de campañas políticas, el pago de suntuosos viajes a exóticos lugares del mundo y la satisfacción de deudas que nada tenían que ver con la actividad agrícola.

Entre las empresas afectadas por la valerosa decisión adoptada por la excontralor Sandra Morelli Rico, se encontraban las sociedades “Mora, Castaño, Ricardo S.A” y “Alpes Flowers” que tramitó y utilizó de manera irregular 7.400 millones de pesos. Uno de los principales socios de esa compañía es el publicista Rafael Mora Ricardo.

Mora es un hombre acostumbrado a moverse con soltura en el prestigioso círculo de la alta sociedad bogotana, es reconocido por su afición a la buena vida, a los viajes, los lujos y las comodidades, algo perfectamente normal en una persona que trabaje y se procure los recursos para tales fines.

Pero, una cosa es la realidad social y comercial de Rafael Mora en Colombia, donde ha tenido algunas dificultades en negocios particulares, como cuando liquidó en muy malos términos por problemas económicos la sociedad que tuvo con el reconocido publicista Christian Toro, “Toro, Vásquez, Mora, Fisher América” y otra muy distinta es su realidad en la Florida, en los Estados Unidos, donde actualmente se enfrenta a un proceso judicial por estafa y fraude.

Las mansiones en Miami Beach

Hace algunos años, precisamente por la misma época en que el Banco Agrario desembolsó los 7.400 millones del crédito, que debían ser invertidos en proyectos relacionados con la actividad de floricultura, Mora y su esposa de la época adquirieron dos mansiones en Miami Beach. Por una pagaron 4.250.000 dólares y por la otra 1.250.000 dólares. Para la primera, Mora pidió un crédito de 3 millones y en la segunda el crédito fue de 1 millón de dólares.

Nicolás Brocherie es un desarrollador de proyectos inmobiliarios en la ciudad de Miami y es reconocido en el mundo de la construcción y la compraventa de casas de lujo como un profesional con muy buenas conexiones. Una de ellas era Rafael Mora, con quien tejió una estrecha amistad, al punto de que Mora, tal y como le dijo a LOS IRREVERENTES, lo llegó a considerar como “un hijo”.

Debido a algunas dificultades financieras, Mora se vio obligado a poner sus propiedades de Miami en el mercado, logrando rentar una de ellas mientras que la otra le fue ofrecida a Brocherie quien no tuvo problemas en adquirirla.

Como se trataba de una propiedad sobre la que Mora tenía un crédito en el que una de las deudoras era su señora madre, Brocherie a comienzos de febrero 2013 le realizó una transferencia electrónica de 131.888 dólares a la cuenta de Mora en el Citibank de los Estados Unidos. El negocio era muy sencillo: Brocherie le giraba esa suma a Mora y adicionalmente se comprometía a pagar 13.688 dólares mensuales durante 5 años a la financiera con la que éste, Mora, tenía el crédito de la propiedad.

Rafael Mora y le exministra Claudia de Francisco, representante legal de “New Link”

Una vez hecho el desembolso, Mora, como es natural, debía traspasarle el título de la propiedad a Brocherie, cosa que no sucedió y que desencadenó un pleito judicial de gran magnitud; Mora fue demandado en la corte del circuito número 11 de Miami-Dade por los posibles delitos de estafa y falsedad.

En diálogo con LOS IRREVERENTES, Mora alegó que él jamás en su vida ha estafado a nadie, que su comportamiento comercial ha sido impecable a lo largo de su vida y que él fue estafado por parte de Brocherie. Lo que no pudo explicar es por qué si en efecto él fue estafado, existe la transferencia electrónica por 131.888 dólares que le hizo Brocherie. No es común que un estafador le dé dinero a su víctima.

Pero ahí no se acaban los líos judiciales de Rafael Mora en el estado de la Florida. De acuerdo con una fuente, durante 3 años Mora rentó su otra casa de Miami –por la que pagó 4.250.000 dólares- al empresario francés Pierre Charalambides. En ese periodo, Mora recibió alrededor de 900 mil dólares por concepto de dicha renta y no hay certeza de que él haya declarado dicho ingreso en su declaración de impuestos ante el IRS –administración de impuestos de los Estados Unidos-, razón por la que se adelanta la respectiva investigación. De acuerdo con un abogado experto en temas tributarios y penales con el que hablaron LOS IRREVERENTES, dada la cuantía, si Mora en efecto no pagó esos impuestos, estaría enfrentándose a una pena de hasta 5 años de cárcel.

El link con New Link

“New Link” es una de las empresas líderes en Colombia en materia de comunicaciones, con negocios en todas las áreas, incluido el sector público. Por citar un ejemplo, el 30 de octubre del año pasado, “New Link” celebró un contrato con el Departamento Nacional de Planeación por 324 millones de pesos para realizar en dos meses la validación del “esquema metodológico del Lenguaje Claro propuesto por el DNP para el sistema Nacional de Servicio Ciudadano a través de pruebas piloto…”. No se trata de una suma menor para un trabajo de validación. No son muchas las empresas que reciben 164 millones de pesos mensuales. Se lee en la página web de “New Link Colombia” que los “managing partners” de esa empresa son la señora Claudia de Francisco y el señor Rafael Mora. De acuerdo con el registro de la Cámara de Comercio de esa empresa, cuyo objeto social es el de “prestar asesoría a empresas nacionales y extranjeras, entidades gubernamentales, instituciones internacionales, personas y campañas políticas en temas de comunicaciones estratégicas…”, la representante legal es la señora María Claudia de Francisco Zambrano y Mateo Mora Uribe, éste último hijo de Rafael Mora.

En la página web de “New Link” presentan a Mora como “Managing partner”

Causa curiosidad que una empresa que contrata con el Estado tenga a uno de sus socios con líos judiciales por cuenta de sus tretas y trampas comerciales en los Estados Unidos. Al preguntarle sobre ese particular al señor Rafael Mora, éste le respondió a LOS IRREVERENTES que no tiene “nada que ver con ‘New Link’. No tengo vínculo alguno con esa empresa. Claudia de Francisco es mi pareja, Mateo Mora es mi hijo, pero yo no tengo vínculo laboral ni societario con ‘New Link’”. Al insistirle en la pregunta, dado que su nombre figura en la página web de la empresa, presentándolo como “el asesor creativo de ‘New Link’ Colombia. Se encarga de supervisar el trabajo creativo y brindar un pensamiento estratégico”, Mora respondió que su nombre está allí “por el afecto que me tienen, como un homenaje, pero yo no tengo ninguna relación con esa empresa”.

Su versión es difícil de creer: no solo su nombre figura como directivo de la misma, sino que su pareja es la representante legal y su hijo Mateo es el representante suplente. Por tratarse de una Sociedad Anónima Simplificada, no es posible saber quiénes son los socios de “New Link” Colombia.
Mientras en Bogotá el señor Rafael Mora se mueve con tranquilidad, en las cortes de los Estados Unidos avanzan procesos judiciales, por demandas formuladas por personas que se declaran estafadas y engañadas por él, además del aprieto que tendría por inconsistencias en su declaración de impuestos. Así mismo, otra de sus víctimas prepara una demanda que lo llevaría ante un juez criminal en Miami, tal y como han podido confirmar LOS IRREVERENTES.

@IrreverentesCol

Publicado: Junio 30 de 2016

Un comentario sobre “Dandi timador

  • el Octubre 3, 2017 a las 13:26
    Permalink

    Sobre la investigacion a algunos floricultores de la Contraloria que encabeza el articulo, otro de los enredados en el tema fue el señor Peter Hannaford Garcés, tambien investigado por lavado de activos y ya fallecido……..y a que no adivinan quien fue su abogado??….., que ademas figuraba con una propiedad en las Islas del Rosario a nombre suyo, cuando en realidad era del señor Hannaford………..Pablo Felipe Robledo del Castillo…..!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *