Concejal Inhumano

Investigación LOS IRREVERENTES 
Entre enero de 2012 y octubre de 2014 el hoy concejal de Bogotá Hollman Felipe Morris ejerció como gerente del Canal Capital. Su paso por la entidad dejó una huella que hoy revelan Los Irreverentes.

Desde su llegada, Morris le imprimió a la programación de la televisión pública bogotana un estilo muy afín al discurso político de Gustavo Petro y sus “progresistas”.

Aunque el papel de un gerente es puramente administrativo, Morris se metió de lleno en los contenidos, tanto de los programas como del sistema informativo de Canal Capital. Para estar seguro de que sus órdenes fueran cumplidas a cabalidad en las salas de redacción, vinculó a la nómina a dos periodistas de su entera confianza: Iván Cruz y Mauricio Pichot.

Cruz y Pichot, se convirtieron en los ojos, los oídos y la boca de Hollman Morris en los corredores de las instalaciones del Canal Capital y fueron, en buena medida, los encargados de que la programación respondiera a los intereses políticos e ideológicos de la administración Petro.

¿Una televisión más humana?

Bajo el slogan de “una televisión más humana”, tan pronto empezó la alcaldía de Petro, en Canal Capital se dieron a la tarea de convertir ese espacio público en una herramienta de propaganda política. Morris, a través de Cruz y Pichot, implementó un férreo control sobre los periodistas y productores del canal.

Aquello, a todas luces irregular, dio pie para que los dos periodistas al servicio del gerente, desataran, con total impunidad, una persecución sistemática contra los empleados y contratistas de Canal Capital.

Los Irreverentes hablaron con 7 personas que fueron víctimas de malos tratos, de ofensas, de persecuciones, de acosos por parte de los hombres de confianza de Morris. Uno a uno, recogimos sus testimonios, los cuales comprueban que durante el periodo de Hollman Morris como gerente de Canal Capital, los empleados de esa entidad pública que no fueran firmes militantes del denominado “progresismo” eran víctimas de toda suerte de abusos.

 

Slogan que Hollman Morris utilizó durante su paso por Canal Capital: “Televisión más Humana”

Idaly Saza es una comunicadora social que ha trabajado en diferentes medios de comunicación del país. Era una periodista más de la plantilla de Canal Capital. El ser esposa de un miembro de la policía nacional, cosa que en cualquier país del mundo es catalogado como un hecho honroso, se convirtió en la causal de persecución y abusos por parte de Iván Cruz y Mauricio Pichot.

Un día, Idaly tuvo que ir al trabajo con su hijo de 3 años. Estaba en la redacción, cuando de repente apareció Cruz de la nada gritándol e insultándola delante del menor, quien apenas oyó los improperios estalló en llanto. El energúmeno acusaba a la periodista de ser una infiltrada de la policía.

“Yo nunca tuve problemas con mis jefes ni mis compañeros en los trabajos anteriores. Cansada por los abusos de los señores Cruz y Pichot, tomé la decisión de renunciar. Fui a donde Hollman Morris a informarle mi decisión y él me pidió que me esperara, que no me fuera. Yo le informé detalladamente lo que hacían Cruz y Pichot. El nunca hizo nada para impedirlo”, le dijo Idaly Saza a Los Irreverentes.

Paula Ardila es una joven profesional de la comunicación social. También fue víctima de los abusos de Cruz y Pichot. En palabras suyas, “ellos creían que todo aquel no fuera de izquierda, debía irse del canal. Un día, yo estaba mirando mi Facebook e Iván Cruz estaba observándome. Apenas vio unas fotos mías de un diplomado que hice en la Armada Nacional, montó en cólera y empezó a increparme y a acusarme de ser una espía del ejército en la redacción del canal, cuando yo soy simplemente una periodista”.

Al preguntarle si Hollman Morris hizo algo para que cesaran esos señalamientos y acosos, aseguró que “él no hizo nada para impedirlo, ni para sancionarlo. Yo lo busqué y nunca me respondió, nunca me llamó. Hollman estaba al tanto de lo que pasaba con esos señores Cruz y Pichot, pero no tomó ninguna medida para impedir que cesaran los abusos. Todos en el canal sabíamos que Cruz y Pichot podían hacer lo que quisieran, porque eran los protegidos de Morris”.

Lo curioso es que, luego de que Morris renunció al canal, Pichot y Cruz continuaron como cuotas suyas en el canal. De acuerdo con las declaraciones que recibieron Los Irreverentes de los periodistas maltratados, el gerente que reemplazó a Morris, Lizandro Duque Naranjo, permitió que los abusos continuaran. De hecho, el caso de la periodista Ardila tiene un epílogo bastante delicado: en enero de 2015 presentó una queja escrita por las amenazas y ofensas de Pichot. Dos meses después, el contrato de ella en el canal no fue renovado. (ver facsímil de la carta)

 

 

 

 

 

 

 

 

Carta de la periodista Paula Ardila denunciando los abusos de que era víctima en canal Capital

 

Por su parte, la periodista Janeth Manzano dijo que “tuve muchas discusiones con Iván Cruz por razones políticas. Él me acusaba de ser peñalosista porque muchas veces me manifesté en desacuerdo con el cubrimiento sesgado que el canal estaba haciendo de la campaña en Bogotá. El que no estaba con el grupo político de ellos, era considerado enemigo. En el canal hubo una persecución sistemática. Yo traté de hablar con Hollman para contarle, pero él no quiso recibirme. Yo, desafortunadamente nunca denuncié ante mis superiores en el canal los hechos que me ocurrieron”.

Johan Benavides es un joven periodista que siempre tuvo el sueño de trabajar con Hollman Morris. En 2012, gracias al apoyo de María Eugenia Sierra, Benavides pudo entrar al Canal Capital. “Llegué muy ilusionado porque pensaba que al lado de Morris y de su equipo iba a aprender muchísimas cosas. Durante los primeros meses, las cosas transcurrieron muy bien hasta que me di cuenta que Hollman desconfiaba de aquellos contratistas que podíamos estar en desacuerdo con la ‘Bogotá Humana’ de Petro y que fuéramos en contra de la línea editorial suya”

“En esa época tenía 23 años. Un buen día estaba haciendo unas tareas en mi escritorio. Me buscó alguien en la recepción del canal. La persona me pidió que lo condujera a donde Hollman Morris. Me llevó hacia el ascensor, me mostró un arma de fuego y me dijo que al día siguiente iban a poner una bomba en Canal Capital y que por eso él necesitaba hablar urgentemente con Hollman porque quería contarle lo que él sabía del hecho”.

“Procedí a informarle el hecho a mi jefa, quien de inmediato puso a las autoridades en alerta sobre la situación. A partir del siguiente día, Hollman y todo su equipo empezaron a desconfiar de mí. Tengo entendido que investigaron mi hoja de vida, mi situación personal y familiar. Yo pedí muchas veces hablar con Hollman para explicarle lo que había pasado”.

Con el paso del tiempo, todo el trabajo periodístico de Johan Benavides empezó a ser cuestionado por Morris: “A Hollman nada le gustaba, mandaba a decir que mi trabajo estaba mal. La actitud de Hollman siempre fue displicente con mi trabajo. Tengo que decir que me tuve que aguantar porque tenía la necesidad de trabajar”.

“Fue paradójico. Hollman Morris se encargó de transmitir el mensaje de que en Canal Capital se pensaba en la gente, pero la realidad es que el clima de trabajo era insoportable. Por eso renuncié. Yo fui testigo de lo que Iván Cruz le hizo a Idaly Saza”. (oír audio)

Audio del periodista Johan Benavides confirmando el acoso contra su compañera Idaly Saza

La periodista Carolina Bustamante es enfática al denunciar que cuando ella trabajó en el canal, “Iván Cruz nos acusaba de hacer publirreportajes a los periodistas que no hacíamos notas que hablaran bien de funcionarios del distrito adscritos al progresismo. El canal se usó para hacer política, estaba totalmente politizado. Quienes no estábamos de acuerdo éramos acusados de ser infiltrados”.

La denuncia

Jorge Escobar es un veterano productor de televisión. Conoce como pocos las salas de redacción, ha sido siempre un profesional respetado y admirado por sus compañeros. Un día estaba en su puesto de trabajo en el Canal Capital, cuando recibió una llamada del jefe de prensa del ministerio de defensa, Oscar Galvis quien quería pedir una rectificación por una nota que había salido en el noticiero. “Fui hasta donde se encontraba Iván Cruz y le dije que Oscar estaba en la línea. Me sorprendí con su reacción violenta. Empezó a gritarme como un loco que él no iba a hablar con los empleados de esos militares de m…”.

De inmediato, Cruz le aplicó a Escobar la misa fórmula que utilizó en otros casos: lo acusó de ser un infiltrado de los militares en la sala de redacción del canal. “Ese señalamiento de Iván Cruz, que también fue replicado por Mauricio Pichot me hizo un daño inmenso. Yo no soy sino un periodista que en ese momento aspiraba a ser ascendido al cargo de coordinador de editores digitales del canal. Cruz se enteró de mi aspiración y se atravesó, logrando que se dañara mi ascenso”, le narró Jorge Escobar a Los Irreverentes.

Escobar, exacerbado por los malos tratos de Cruz y Pichot, acudió antes las autoridades a formular una querella en contra de ellos por el presunto delito de injuria. El ofendido reclama una indemnización de más de 100 millones de pesos y, como le confirmó a Los Irreverentes, no está dispuesto a conciliar, sino que va a llegar hasta el final en su demanda.

Surgen muchas dudas luego de conocer y oír las denuncias hechas por los periodistas que quisieron romper su silencio y se atrevieron a denunciar lo que les pasó cuando trabajaron en el Canal Capital. ¿Cómo es posible que Hollman Morris haya permitido durante todos esos años que sus dos hombres de confianza matonearan, constriñeran, ofendieran, persiguieran y señalaran temerariamente a los periodistas del canal? ¿Por qué el gerente que andaba metido en todos los asuntos, desde los grandes hasta los más sutiles y que efectivamente estaba enterado de lo que sucedía, no hizo nada para detener a Cruz y a Pichot? El silencio de Morris frente a esos abusos, es prueba de que él estuvo de acuerdo con lo que hicieron sus dos lugartenientes y cuyas consecuencias siguen brotando. A Idaly Saza, hace pocas semanas tuvieron que hacerle una cirugía en el corazón. Ella no duda en afirmar que desde que se presentó el acoso laboral en Canal Capital, su salud se ha deteriorado aceleradamente, razón por la que no descarta emprender acciones legales contra la entidad y contra los responsables, por acción y omisión, del matoneo en su contra.

Pero el asunto no termina allí. Entre los empleados de Canal Capital durante la era de Hollman Morris, existió el temor de que sus comunicaciones y charlas estaban siendo intervenidas ilegalmente. Los reporteros sospechaban que en los vehículos del canal se instalaban micrófonos capaces de captar sus conversaciones privadas. (oír audio).

Los periodistas de Canal Capital creían que estaban siendo grabados por Hollman Morris

Los Irreverentes contactaron al periodista Iván Cruz para efectos de que diera su versión frente a estos gravísimos señalamientos. Cruz, alegando razones de agenda se abstuvo de brindar respuestas.

Por tratarse de una entidad pública, las autoridades disciplinarias y judiciales correspondientes tienen ahora la responsabilidad de investigar las denuncias de las víctimas, establecer las responsabilidades a que haya lugar e imponer los castigos correspondientes, porque el abuso psicológico de que que fueron objeto los periodistas de Canal Capital no puede quedar impune.

Si conoce más casos, denúncielos escribiendo a: info@losirreverentes.com

@IrreverentesCol

Publicado: Mayo 13 de 2016

Un comentario sobre “Concejal Inhumano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *