Rafael Gómez Martínez: Comentarios al efecto naranja

El joven senador del Centro Democrático Iván Duque Escobar publicó El Efecto Naranja, un libro que recopila sus columnas de opinión desde el 2010 al 2013 en los diferentes medios de comunicación.

El senador Duque ha sido una de las revelaciones de la presente legislatura en el Congreso de la República. Sus debates con un tono académico siempre son bien recibidos por todos los sectores. Es abogado de la Universidad Sergio Arboleda con estudios superiores en la Universidad de George Town, American University y Harvard. Más preparado que un kumis, dicen por ahí. Fue funcionario del B.I.D liderando temas de innovación social, cultura y emprendimiento.

Según John Howkins, especialista en el tema de la “industrias creativas”, la ‘economía creativa’ comprende los sectores en los que el valor de los bienes y servicios se fundamenta en la propiedad intelectual. Las actividades económicas de estos sectores van desde la arquitectura, las artes visuales y escénicas, artesanías, pasando por el cine, el diseño editorial, la música, la moda y los juguetes. En el año 2005, según cálculos de Howkins, estos sectores representaron el 6,1 % de la economía global (Ver Economía naranja).

Junto con Felipe Buitrago, el senador Duque realizó un paper: La economía Naranja una oportunidad infinita, en formato PDF. El documento visualiza datos como si la Economía Naranja fuera un país: sería la cuarta economía del mundo, ocuparía el noveno lugar como exportador de bienes y servicios y representaría la cuarta fuerza laboral del planeta. Las industrias creativas y culturales generaron cerca de U$124 mil millones en ingresos de sus diferentes actividades y 1.9 millones de puestos de trabajo en solo América Latina.  (BID)

En Colombia, según el diario Portafolio, el BID pronosticó para el 2012 que este sector de la economía hizo un aporte del 3.3% al PIB del país. En este orden de ideas, resulta sorprendente que la actividad económica derivada de la cultura sea superior al cultivo de café (0,6 %). También, está cerca de la extracción de carbón (1,7 %) y no tan distante de la generación y distribución de energía eléctrica (2,4 %).

Las principales ideas de Duque para ser tenidas en cuenta con respecto a la economía naranja son:

  1. Transformar la economía colombiana para convertirla de talla mundial.
  2. Creación de fondos de capital de riesgo con el fin de estimular la economía naranja.
  3. Fomentar una mayor integración entre el sector privado y las universidades con el fin de promover el emprendimiento creativo entre el sector privado y artistas.
  4. Fomentar el capitalismo emprendedor a través de fondos de capitales de riesgo.
  5. Brindar incentivos a empresas que inviertan en la producción de la economía naranja.
  6. El out sourcing como dinamizador de la economía.
  7. Fortalecer los sistemas nacionales de Propiedad Intelectual, registro de marcas y de patentes.

Estos serían los puntos esenciales de la economía naranja que propone el senador Duque quien por lo demás presentó un proyecto de Ley en el Congreso “Por medio de la cual se fomenta la economía creativa, Ley Naranja. [Economía creativa, Ley naranja]” La presente ley tiene como objeto desarrollar, fomentar, incentivar y proteger las industrias creativas. Estas serán entendidas como aquellas industrias que generan valor en razón de sus bienes y servicios, los cuales se fundamentan en la propiedad intelectual (Ver Ley naranja).

Sin lugar a dudas, Colombia es un país creativo. El colombiano ha logrado desarrollar un sentido de supervivencia que sorprende, creería yo que por cuenta de la adversidad en que vivimos gracias a Farc, Eln y demás.

Incluiría dentro de este segmento de la economía naranja a los deportes teniendo en cuenta el enorme potencial de desarrollo humano. Argentina y Brasil tienen dentro de sus mayores rubros de exportación a los jugadores de fútbol. Bien se podría implementar una política de desarrollo y fomento de deporte en alianza entre el sector privado y las universidades. Ahí, está el ejemplo de la Universidad de León cuyo equipo de fútbol Tigres tiene entre sus filas a un jugador de la selección francesa. Su transferencia al fútbol mexicano superó los U$ 10 millones.

El único comentario que tendría sobre la economía naranja que promueve el senador Duque sería precisamente el de su color: el naranja. Derivado del rojo, JMS comenzó su campaña para ser elegido en el 2010 a nombre del Centro Democrático apareciendo con una chaqueta color naranja. Luego, cambió el logotipo del CD al naranja. Utilizó chalecos color naranja. Después, nos venimos a enterar que el uso del color naranja era para enviar un mensaje a las Farc. Y, así estamos.

Puntilla: Aquí entre nos, dicen que el nuevo ministro de Justicia recibió un contrato de la FGN de Montealegre superior a los $ 750 millones. Bonito así, y dizque conservador.

@RaGomezMar

Publicado: febrero 28 de 2017

Un comentario sobre “Rafael Gómez Martínez: Comentarios al efecto naranja

  • el Febrero 28, 2017 a las 10:42
    Permalink

    Todo el mundo sabe que JMS fue elegido por el partido de la U en 2010 , fue reelegido por el mismo partido en 2014 , JMS no ha pertenecido nunca al CD. El idiota que escribió esto es un desubicado y obviamente está mintiendo en más que solo eso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *