En un intento por captar su atención, queridos lectores, promocioné esta columna como estremecedora y crucial para la coyuntura del país; esto porque como bien se sabe en nuestra sociedad suele vender más la polémica que los actos de nobleza. Sin embargo, dada la grave situación que atraviesan varias poblaciones por el estado climático, es muy poco lo que pesa hablar sobre Petro u otro Fulano. En estos momentos cientos de familias se han quedado sin hogar, sin comida, sin lo mínimo para subsistir, salvo por la esperanza de apelar a la solidaridad de los colombianos. Ustedes, queridos lectores, están siendo convocados para ayudar a una población que nos necesita, Siloé, porque las redes sociales deben ponerse al servicio de la gente.

La situación de Siloé en Cali es verdaderamente difícil, a causa de las constantes lluvias por el invierno tan extremo que está golpeando al país, el alcantarillado de esta zona ha colapsado; ha habido derrumbes, inundaciones, deslizamientos e innumerables inmuebles se vinieron abajo. Son cientos de familias afectadas que actualmente claman por ayuda y para eso estamos aquí. Logré contactarme con Valeria García y Alejandra Cifuentes, dos jóvenes concluyentes en su labor social que además de ser líderes juveniles del Centro Democrático, han decidido recolectar ayudas para las familias en Siloé.  

Algunos pueden dudar en colaborar, es entendible, puesto que varios de nosotros solemos concentrarnos en nuestra propia realidad sin ir más allá o indagar cómo podemos aportar para hacer del mundo un mejor lugar. Mientras discutimos por política hay personas que viven diariamente enormes dificultades, hoy más que nunca debido a los estragos también de la pandemia, basta con ponerse en el lugar de aquellos que no tienen cómo.

Hemos visto como empresas y emprendimientos de nuestros cercanos se han ido a pique, como miles han muerto a causa del COVID-19, no personas ajenas a nosotros, sino seres queridos, amigos, personas que apreciamos. Esto es lo que debemos tener en cuenta, que en algún momento podemos ser nosotros quienes necesitemos de una mano solidaria. Estos tiempos oscuros son los que deben propiciar que la humanidad despierte del egoísmo y se volque a la solidaridad.

Así como por medio de estas columnas he convocado a los ciudadanos para dar golpes políticos, hoy también lo hago para tender nuestra mano a estas familias: niños, mujeres, hombres y ancianos que en un respiro perdieron todo. Juntos hemos logrado verdaderas hazañas, y una gran donación para aquellos que más lo necesitan no puede quedarse atrás. Que todo acto de compasión que tengan Dios lo recompense.

Para las personas interesadas en apoyar, haremos esta labor junto a la FUNDACIÓN CONVIVENCIA CREATIVA quien desde el 2010 trabaja por las comunidades vulnerables en la Ciudad de Cali.

Pueden hacer sus donaciones desde cualquier cuenta y lugar de Colombia por la aplicación VAKI que cuenta con toda la seguridad y un sistema de transparencia que permitirá a las personas conocer cuánto se recoge en dineros:

LINK:  https://vaki.co/es/vaki/colombiaconsiloe

Y los que deseen ayudar con donaciones en especie en la Ciudad de Cali (alimentos, artículos de aseo, ropa, materiales de construcción, cobijas, etc.), podrán hacerlo llamando o escribiendo a los WhatsApp de: Valeria García: 302 2678566 o Alejandra Cifuentes: 319 2119225.

@jarizabaletaf

Publicado: marzo 28 de 2021