Carlos Caicedo, el jefe de la Banda Caicedo; es un mentiroso compulsivo al que sus incoherentes actuaciones siempre terminan estrellándolo contra la cruda realidad. Ha despotricado de todos los que, con valentía, le hemos hecho oposición a su peligroso radicalismo de izquierda.

Entre la ‘munición letal’ que ‘dispara’ a mansalva a quienes nos arriesgamos a criticarlo, está el odio visceral que destila como consecuencia del resentimiento social que reivindica en su supuesta ‘lucha de clases’. A todos nos califica sin apreciar la viga en su propio ojo.

Llevamos una década como objetivos a eliminar por medio de la estigmatización política. Nos persigue porque sabe que representamos una opción diferente al autoritarismo que él encarna, el cual mutila y actúa con violencia en contra del equilibrio del ejercicio político.

Carlos Caicedo, el jefe de la Banda Caicedo; es todo lo que niega ser. Es un político del Magdalena que controla a su antojo la Gobernación del Magdalena y la Alcaldía de Santa Marta amasando poder y riqueza como un clan familiar aliado hasta con el diablo.

Mientras señala la existencia de ‘famiempresas políticas’ en la orilla de enfrente, mete por la puerta delantera, con alfombra tendida y coro de áulicos, a su hermana: Carmen Patricia Caicedo Omar en la Empresa de Servicios Públicos de Aseo de Santa Marta -Essmar S.A. E.S.P.-.

La consanguínea Caicedo Omar, tiene el encargo de su hermano, de mantener la hegemonía familiar sobre el presupuesto público. Ellos, tienen como común denominador lo que le achacan a otros: mantenerse políticamente a través de prácticas corruptas y en alianza con las guerrillas.

La Banda Caicedo es la ‘mano negra’ del poder en el Magdalena. Imponen el clientelismo para concentrar poder. Manipulan a todo aquel que se deja avasallar. Quienes los apoyan lo hacen basados en un intercambio clientelar. Acusan con un dedo mientras los cuatro restantes los incriminan.

Imponer a Carmen Patricia Caicedo Omar en la gerencia de la Essmar retrata las prácticas mafiosas propias de quien como ellos, están enquistados en la política pero pretenden mostrarse ‘castos y puros’. Son un clan, actúan como un clan y dominan el territorio como un clan.

@LuisMiguelCotes

Publicado: julio 30 de 2021