No son pocas las personas que piensan que por los primeros cien días de un gobierno se conoce como van a ser los cuatro años restantes, en el caso particular del gobierno Petro se siente en el ambiente un ánimo de refundar la patria, como si todo estuviera mal, tema bastante rebatible teniendo en cuenta lo que es Colombia hoy en el contexto internacional.

Cabe anotar que ningún gobierno anteriormente había logrado tantas mayorías con tan poco, tema inexplicable cuando el triunfo electoral fue tan ajustado, toca ser colombiano para entender que la gran mayoría de los políticos necesitan del poder para sobrevivir, los puestos y contratos son fundamentales para mantener su caudal electoral y por cuenta de eso la ideología y la moral pasa tristemente a segundo plano.

Revisando el informe del comité de empalme presidencial es claro cuáles serán los temas prioritarios y los proyectos de ley que quieren tramitar al principio aprovechando la luna de miel, el primero y más urgente es la reforma tributaria, esta, aunque se han venido discutiendo diferentes puntos, le hace falta mucha claridad sobre su contenido final, se sabe que viene a grandes rasgos impuesto al patrimonio, aumento de la ganancia ocasional, impuesto a la tierra no productiva y obviamente otro golpe más a los asalariados y a la clase media que siempre termina perjudicada en estas reformas. Aspiremos que esta reforma no destroce el aparato productivo y la inversión privada.

Sin hubo algo que critiqué del gobierno Duque fue no haber hecho un informe de como recibió las finanzas públicas de parte del gobierno Santos, por cuenta de esto se le achacan bastantes temas que ya venían bastante mal como el aumento del endeudamiento público, del tamaño del Estado y de los compromisos de vigencias futuras; el comité de empalme de Petro ha sido claro que recibe la olla raspada y que necesitan conseguir recursos, me imagino pensando en la cantidad de compromisos de gastos y subsidios durante la campaña.

Además del tema fiscal, vienen cambios fundamentales y peligrosos para nuestro futuro, por un lado, en el tema de seguridad nacional con el cambio de la Policía del Ministerio de Defensa a un nuevo ministerio que va a crear más el proyecto de paz total que no es mas que perdonar a cuanto delincuente se encuentre por la calle y en las cárceles, llevar a cabo el llamado “pacto de la Picota”. También será relevante los cambios en materia energética y de hidrocarburos donde puede por ideología pura y dura matar la gallina de los huevos de oro, esperemos que recapacite y entienda nuestra dependencia fiscal con el petróleo, el carbón y el ferroníquel.

Personalmente creo que esas mayorías no le van a durar mucho, Petro tampoco lo cree, es por eso su afán de sacar lo más rápido posible temas claves, de hecho, ya existe en el ambiente desazón y celos dentro de la línea dura del petrismo por la cercanía de los políticos tradicionales, y dentro de poco cuando a estos traficantes de apoyos no les den lo que están aspirando seguramente empezarán a presionar y a alejarse del ejecutivo. Amanecerá y veremos.

Causa curiosidad cual ha sido la cautela en no dar los nombres de la mayoría de los ministerios, una razón puede ser el hecho de estar cuadrando los apoyos a la milimetría y otra, que sabe el impacto mediático negativo que van a generar esos nombres en la opinión pública y la economía.

Acordémonos que con el desayuno sabemos cómo va a ser el almuerzo.

@SANTAMARIAURIBE

Publicado: agosto 8 de 2022