Cuando miramos la evolución del mercado de capitales, la cantidad de nuevos productos que se idean cada día para hacer inversiones más seguras y rentables, de los derivados, las opciones, las notas estructuradas, etc., se nos olvida la inversión tradicional, bien sea la compraventa de acciones tradicionales, o la inversión en renta fija que en estos momentos vuelven a ser importantes y rentables.

Aunque el momento para tomar decisiones de inversión no es el más tranquilo -estamos en año electoral-, con unas encuestas que muestran en la delantera a un candidato de izquierda radical, con una inflación desbordada que el Banco de la República tendrá que salir a bajar vía restricción de liquidez y aumento de tasas, siempre hay oportunidades.

Los mercados generalmente actúan antes que las entidades y eso hace que los títulos de renta fija hayan subido sus tasas mucho más rápido de lo que ha actuado el banco central. Existe una curva de tasas de interés de riesgo país que dependiendo del momento se aplana, esto implica que haya poca diferencia entre la tasa vista y la tasa a largo plazo, o, todo lo contrario, que se empine, y ese es el momento en el que estamos.

Mientras la tasa vista, que es la tasa a la que se prestan entre entidades financieras o hace OMAS el Banco de la República, está al 4%, la tasa del TES con vencimiento del 2024 cerraron a una tasa del 8.65%, esta diferencia genera una oportunidad de negocio ya que comprar títulos a dos años e ir consiguiendo fondeo a tasa vista genera un margen demasiado interesante. Obviamente existen riesgos como el continuo aumento de la tasa de interés de los próximos meses, como de la volatilidad de los mercados, pero la diferencia en tasa es tan alta que sigue siendo rentable.

Los mercados ya descontaron la gran mayoría de las subidas de tasa futuras, es por eso que los TES ya están a unos niveles bastante interesantes, es por eso que los inversionistas ya deberían estar volviendo a armar sus portafolios de inversiones en renta fija.

Este “Carry Trade”, que pienso es una muy buena inversión, dependerá de la facilidad que tenga el inversionista de tener acceso a la tasa de fondeo diariamente cuando compre los títulos y se apalanque.

Acordémonos que al hacer inversiones asumimos diferentes clases de riesgos como los de solvencia y de liquidez, que en este caso están bastante cubiertos por ser títulos de riesgo nación y que tienen una gran liquidez; son fácilmente comprables y vendibles. El riesgo que verdaderamente se asume en esta inversión, acá, es el de la diferencia de plazo entre el pasivo y el activo: mientras la deuda se está consiguiendo diariamente, el activo tiene un vencimiento de dos años. Este riesgo debe ser medido por el inversionista antes de hacer la inversión.

Con una palanca de cuatro veces, asumiendo una subida de tasas del Banco de la República hasta el 8% en los próximos dos años podemos tener una rentabilidad neta entre un 12% y un 16% EA (Efectiva Anual).

@SANTAMARIAURIBE

Publicado: marzo 28 de 2022