Apreciado colombiano, si quiere conseguir una forma rápida de ascenso social vía contratos estatales, poco trabajo y mucha largartería, solo necesita estar muy pendiente de la próxima campaña de la alcaldesa Claudia López y convertirse en aportante. ¡Existen promociones de todo tipo! ¡Desde montos pequeños hasta grandes contribuciones! Y como un casino, ¡casi todo paga! 

Por ejemplo, miremos el caso de la empresa Brújula Comunicaciones. Estos ‘exclusivos’ amigos de la mandataria, en su momento, realizaron una donación de 267 millones de pesos a su campaña para la alcaldía en 2018 y, ahora, ¡oh ‘coincidencia’!, manejan millonarios recursos por medio de Canal Capital y otros por medio de contratación directa. Mejor dicho, ¡una ganga! 

Como se dice coloquialmente los ‘duros’ de dicha empresa son, ni más ni menos, Ana María Ruiz, la hoy gerente investigada de Canal Capital, y su esposo Guillermo Augusto Cuéllar Ortíz, un ingeniero industrial que asesoraba en comunicaciones a Claudia en el Congreso y ahora es uno de esos cientos de asesores que pagamos los bogotanos para que la alcaldesa esté tranquila con su vanidad mediática. Cabe resaltar que, para nombrar a Ana María, se tuvo que cambiar el manual de funciones de la entidad incluyendo Ciencia Política como una de las profesiones idóneas para acceder al cargo.

Maniobra muy recurrente por los políticos corruptos que tanto critica la gestora de la consulta anticorrupción y orgullosa jefa de la poco honorable señora Ruiz quien, además, parece ser tuvo contratos sospechosos con Poveda Televisión y manejó la nómina del Canal al antojo de la mandataria.  

No obstante, miremos un poco más la historia de estos exitosos personajes gracias, en buena parte, a los recursos del erario. Guillermo Augusto Cuellar Ortiz fundó Brújula Comunicaciones en el año 2004 junto a la periodista Gloria Pinilla (quién también terminó empleada en Canal Capital). Cuéllar fue asesor de comunicaciones de Claudia López en el Congreso. Muy exitoso, al parecer, ya que no es fácil o normal que un asesor de UTL pueda, sin mayor complicación, realizar una donación de 30 millones para fines políticos. ¿O habrá sido una inversión a mediano plazo? ¡Parece ser que sí!

En el SECOP, el señor Cuéllar, entre 2014 y 2016 figuraba en cinco contratos por un valor de 199 millones en tres años y pasó, después de que su ángel progresista quedará electa, a tener contratos por 619 millones en dos años. Lo grave, es que no fue el único beneficiado. Rodrigo Sánchez Cárdenas aportó a la campaña de López ($29 millones), y ahora ha recibido contratos en la Secretaría General de la Alcaldía por $109 millones entre 2020 y 2021. ¡Buenos dividendos! Lo curioso es que en su perfil de Linkedin dice que se desempeñó como Director financiero y Administrativo de Brújula Comunicaciones, ¡otra ‘coincidencia’! 

Ñapa: Nos falta mirar la relación de Brújula con el Partido Alianza Verde, su patinada intentando esconder sus sospechosas y bien recompensadas donaciones y, lo más grave, ¡el resto de aportantes beneficiados! 

@NicolasGomezMSN

Publicado: julio 27 de 2022